No hay leche para tetero

(foto Archivo)

Nancy Vásquez recorrió “todos los supermercados, mercales y bodegas” para comprar un kilo de leche en polvo. Su esposo la acompañó en la búsqueda. Ya estaban cansados de preguntar. “Y no hay, ni siquiera cara se consigue”, resaltó la ama de casa. Tiene dos morochos pequeños y dos adolescentes que alimentar. Cuatro a quienes les prepara batidos y teteros cada día. Un sobre o lata de mil gramos “máximo alcanza para una semana”.

El punto crítico comenzó esta semana, cuando en cuatro días desapareció. “Ni en la bodega que vendía a 50 bolívares hay”. La compra de alimentos finalizó ayer en Santa Rosalía. Salió sin abastecerse del lácteo. Regresó a su casa reprochando que “lo único que falta es lo más importantes para los niños”.

Angeli Solano, ama de casa, reconoció la escasez. La “única papeleta” de leche la tiene “a la mitad”. La compró en un supermercado de la avenida Padilla. Logró comprar una antes del aumento de precios que decretó el Gobierno nacional. Pero esa alza poco le impacta. “Ya he comprado hasta a 80 el kilo en el centro, porque no se consigue”. Necesita abastecerse para hacerle los teteros a su bebé. Criticó tener que salir “por todas partes a buscar” una lata o sobre de leche en polvo.

Internacional

Venezuela tiene una dependencia a la importación de leche en polvo. De Europa, Oceanía y Latinoamérica arriban a puertos nacionales buques con cargas del producto. Según Lechería Latina, sector que agrupa a productores y exportadores de leche en el continente, la colocación internacional en los mercados mostró resultados llamativos para las ofertas y las cotizaciones. Fonterra, la mayor productora del mundo, participó sin disponibilidad para julio y agosto. El precio para esos meses rondó la subasta en seis mil dólares la tonelada.

El alza de precios supone para países importadores un impacto en los costos, así como complicaciones ante la baja disponibilidad de los exportadores. Y es que ya Argentina, otro proveedor de Venezuela, fijó un precio para abril de cuatro mil 109 dólares. Es el valor más alto desde junio de 2011. El circuito lácteo advirtió que los precios elevados se originan por el déficit de oferta de Nueva Zelanda, mayor productor mundial, frente a Asia, que sigue marcando niveles de consumo en crecimiento.

Más información en La Verdad.