¡Atención! Cinco maneras de descubrir si tu relación durará o se romperá pronto

Es muy difícil saber qué es lo que funciona en el amor, pero no tanto conocer lo que no está yendo bien. ¿Tienes dudas sobre la fortaleza de tu amor? Deberías pues plantearte estas preguntas. revistamujeres.cl

(foto revistamujeres.cl)

1. ¿Confías en tu pareja?

La honestidad es la base de toda relación amorosa. Si se pierde ésta, y surgen las medias verdades, los secretos y las sospechas, es que algo muy importante está fallando. La realidad es que sin confianza es imposible que una relación se mantenga en el tiempo.

Para saber si realmente confías en tu pareja debes plantearte una serie de cuestiones: ¿te fías realmente de ella? ¿Cumple lo que te promete? ¿Cumples tú lo que le prometes?

La desconfianza en la pareja aparece siempre debido a una falta de comunicación. Por lo general, todas las situaciones de celos, o las sospechas de que la otra persona no está siendo del todo sincera, surgen por pequeños malentendidos que no se han atajado a tiempo. Tarde o temprano, todas las parejas experimentan problemas de este tipo. Las parejas que duran en el tiempo son aquellas que saben atajar estos conatos de desconfianza en cuanto aparecen, planteando la situación abiertamente, y atajándola de raíz. Por desgracia, si aparece una desconfianza y no se trata a tiempo, la grieta se hará cada vez más grande y una vez que aparezcan las mentiras la pareja puede darse por acabada.

2. ¿Cambia tu personalidad cuando estás con tu pareja?

Todos hemos conocido a alguien que se negaba en rotundo a traer a su novia a las reuniones de amigos. Son personas que se comportan de forma totalmente distinta cuando están con su pareja que, probablemente, no conozca siquiera gran parte de su ser (ese que reserva para estar con sus amigos). ¿Eres tú mismo(a) cuando estás con tu ser amado? Si la respuesta es no, acabarás haciendo daño a tu pareja y el fin será inevitable.

3. ¿Puedes vivir momentos prolongados de intimidad con tu pareja sin aburrirte?

Los profesores de comunicación Ronald B. Adler y Russell F. Proctor II identifican en su manual educativo Looking out, Looking it (Wadsworth Publishing) cuatro maneras en las que podemos sentirnos conectados con nuestra pareja. Para saber si realmente funciona nuestro amor, debemos plantearnos si cubrimos estas cuatro dimensiones de la intimidad. Es posible que fallemos en alguna de ellas y podamos trabajar por arreglarlo, pero si fallamos en todas estamos ante un verdadero problema.

- Intimidad física: Es la más evidente de todas. Incluye los abrazos, los besos, las caricias y, cómo no, el sexo, que es a fin de cuentas la máxima expresión de intimidad física. Aunque es natural que la frecuencia con la que mantenemos relaciones sexuales disminuya en el tiempo, la desaparición absoluta de éstas es un claro signo de que algo está fallando en la pareja.

- Intimidad emocional: La intimidad emocional es la que nos permite expresar nuestros sentimientos a nuestra pareja. Si fallamos al contestar preguntas como “¿qué estás haciendo?” o  ”¿cómo te sientes?” es que fallamos en este punto. Si no sabes expresar abiertamente el amor que sientes por tu pareja es que, quizás, no lo sientes.

- Intimidad intelectual: La compatibilidad mental es uno de los secretos mejor guardados de las parejas que aguantan juntas por mucho tiempo. Poder discutir sobre cuestiones políticas, culturales o filosóficas es una de las mejores herramientas de las parejas felices, esas que nunca se aburren cuando están a solas.

- Actividades compartidas: Las parejas saludables son aquellas que pueden hacer todo tipo de cosas sin que una de las partes esté terriblemente aburrida. El amor es, al fin y al cabo, una forma de disfrutar de la vida en compañía. No importa el tipo de actividad. Hay parejas que se divierten cocinando, viajando, haciendo deporte o tocando en una banda. Lo importante es que existan una serie de actividades de las que pueden disfrutar en compañía.

4. ¿Sabes comunicarte correctamente con tu pareja?

En su libro, ¿Qué predice el divorcio? (Routledge), el psicólogo John Gottman, uno de los más reconocidos estudiosos de las relaciones amorosas, apuntaba a una contundente conclusión: el mayor indicador de que una pareja va a divorciarse es que una de las partes (o ambas) muestra desprecio hacía su pareja.

Si no sabemos tratar los problemas entraremos en una espiral de enojos y reproches que, tarde o temprano, acabará con la relación.

El lingüista Sebastián Serrano, explicaba en una entrevista con El Confidencial, que en cuanto aparecen expresiones de menosprecio en una pareja es muy difícil que ésta salga adelante. Al fin y al cabo, explica, “el amor es una tarea de orfebrería de comunicación”, y si esta falla, la pareja también.

5. ¿Sabes reaccionar en pareja ante las adversidades externas?

Por muy bonita que sea una relación, lo que verdaderamente va a ponerla prueba es la llegada de problemas externos a los que, en algún momento, tendrá que enfrentarse. Es bastante sencillo mostrar amor cuando la vida nos va bien, pero cuando de verdad se demuestra es ante las adversidades. El paro, la enfermedad o la muerte de un familiar, son cuestiones que pueden acabar con una pareja, si las partes no permanecen unidas, y si no se muestran apoyo entre ellas.

¿Sabes compartir los momentos malos con tu pareja, o sólo te limitas a disfrutar de los buenos? Las parejas que duran hasta que la muerte las separa son aquellas que se mantienen unidas antes los reveses de la vida.