El anticonceptivo para las más activas

El anillo vaginal es un método anticonceptivo hormonal combinado de uso mensual que se comercializa bajo el nombre de Nuvaring y que acaba de cumplir una década de presencia en España. Se caracteriza por la comodidad, la discreción y por el hecho de que sea elegido mayoritariamente por mujeres activas, curiosas y viajeras.

El anillo vaginal como método anticonceptivo aparició en España en 2003 y supuso una novedad, tras cerca de 56 años usando las píldoras orales con este fin. Bajo el nombre comercial de Nuvaring, el anillo vaginal cambió la periodicidad de uso a la que las mujeres estaban acostumbradas convirtiéndose en el primer método anticonceptivo de uso mensual. AsÍ, se coloca al inicio de la menstruación y se retira tres semanas después, para descansar la cuarta semana, durante la que vuelve a aparecer el periodo. Como explica el Dr. Iñaki Lete, Jefe de Servicio de Ginecología del Hospital Santiago Apóstol de Vitoria, “esta pauta de uso, una vez al mes, aporta a las mujeres simplicidad de uso, comodidad y buen cumplimiento”.

Los resultados de la Encuesta HabitS, Hábitos sexuales y uso de anticonceptivos entre las mujeres y las profesionales sanitarias en España 2012, demuestran que, en el caso del anillo vaginal, las mujeres que lo utilizan llevan una vida más activa que el resto, viajan más y tienen mayor interés en probar cosas nuevas que las que utilizan otros métodos (90 por ciento frente al 76 por ciento de las usuarias de la píldora y al 74 por ciento de las que usan preservativos).

El conocimiento de las diferentes alternativas anticonceptivas y la accesibilidad a ellas permite optar por la más adecuada para disfrutar de una sexualidad plena9. En ello incide el Dr. Lete, quien afirma que “el estilo de vida está íntimamente asociado con la elección del método anticonceptivo. Los factores que determinan esta elección son principalmente la edad y el nivel sociocultural. Por ejemplo, las mujeres más jóvenes pueden tener horarios más irregulares o viajar más, etc. Los médicos debemos facilitar información veraz y neutral sobre las opciones anticonceptivas. Finalmente, debe ser cada mujer la que, atendiendo a las características del método y de sus propias necesidades, elija el que considere más apropiado para sí misma”.

Fuente: Mujerhoy.com