Gobierno no ha dado indicaciones a los colegios sobre gripe H1N1

(Foto AVN)

Al menos 16 muertos, más de 200 casos confirmados y un número desconocido de pacientes en estudio. A casi un mes del brote que afectó a 125 personas en Mérida, los ministerios de Salud y Educación no han impartido lineamientos sobre las normas sanitarias a seguir en los planteles educativos donde está parte de la población en riesgo.

LISSETTE CARDONA/ El Nacional

Ante la ausencia de datos, los colegios se protegen como pueden contra la enfermedad, pese a que la ministra Isabel Iturria insistió ayer en que las medidas de prevención son lo más importante para evitar que el virus siga propagándose.

De 10 planteles recorridos sólo 4 admitieron que tomaron acciones. En 4 de ellos solicitaron jornadas de vacunación para los niños más pequeños. En el resto no tenían ningún tipo de datos sobre el virus.

En el colegio Más Vida de Chacao el recibimiento de un alumno con gripe accionó el alerta. Nidia Escobar, subdirectora, señala que fue informada a primera hora de la mañana de que uno de los niños tenía fiebre y malestar general, por lo que decidió enviarlo de regreso a su casa. La noticia de que la madre y hermana resultaron positivas a las pruebas del virus AH1N1 la alentaron a tomar la decisión sin dudar.

“Nosotros ya instruimos a las maestras para que indiquen a los alumnos cómo lavarse las manos, usen gel antibacterial y sepan que deben toser o estornudar en el antebrazo. Los estudiantes de segundo año preparan un material en Educación para la Salud que luego expondrán a sus compañeros”, dijo.

Escobar desconoce el sitio donde la familia de su alumno contrajo el virus. Sin embargo, el equipo directivo decidió reactivar las medidas sanitarias implementadas luego de la pandemia de 2009.

Todos los alumnos han sido orientados para que usen vasos plásticos y eviten intercambiarlos. Esta semana realizarán exposiciones y exhibirán carteleras informativas para toda la comunidad educativa.

“Hace cuatro semanas habían vacunado a los más pequeños con las vacunas que les correspondían, pero estamos buscando que vengan nuevamente a poner la de la influenza a los de preescolar y a los pocos que hay de la tercera edad”, señaló.

En el colegio Santiago de León de Caracas instituyeron una serie de normas de higiene preventivas contra la AH1N1, como el lavado de manos obligatorio, el uso de antibacterial y la recomendación de evitar expresiones de cariño y cortesía como besos y abrazos. También desconectarán los bebederos de todo el plantel.

En el jardín de infancia Don Simón de Los Chorros, donde cursan clases 228 niños de entre 1 y 5 años de edad, también han dado orientaciones a los padres para que no envíen a los alumnos a clases si tienen gripe.

“Estamos aprovechando que estamos en época de inscripciones y reinscripciones para pedirles la constancia de niño sano que sólo puede emitir un pediatra. De igual manera, si hay algún niño con malestar o síntomas de gripe, indicamos a los padres que no lo traigan al colegio de manera preventiva, aunque algunos se molesten”, dijo la directora de la institución, Lexa Morales.

Contrariamente, en el liceo Juan Bautista Plaza, donde estudian jóvenes entre 1° y 3° año de Educación Básica, no han tomado ninguna previsión en particular. No hay carteleras ni afiches que informen al alumnado sobre cómo protegerse del virus. Lo mismo ocurre en la unidad educativa El Libertador, en la avenida Francisco de Miranda.

 

Contra la ley. La falta de datos sobre el virus AH1N1 no se limita únicamente a los planteles sino también a las cifras sobre el número de afectados, lo que violenta la Constitución Nacional, que garantiza el libre acceso a la información.

Carlos Correa, director ejecutivo de Espacio Público, advirtió que la decisión de la ministra Isabel Iturria sobre las cifras es discrecional.

“Es claramente una situación que violenta la garantía del acceso a la información. La consideración de la ministra no es suficiente para la restricción de un derecho legítimo. Es un argumento arbitrario. Eso debe ser información pública que va a permitir una participación más profunda de la población en las medidas preventivas”, señaló.

Correa recordó que todas las personas tienen derecho a formular peticiones al Gobierno sobre la información pública. Afirmó que el Ministerio de Salud teme el escrutinio y la evaluación de las políticas públicas en la materia.

 

Desprotegidos

El secretario de Salud del estado Miranda, Gustavo Villasmil, afirmó que 75% de la población susceptible para el virus AH1N1 no está inmunizada. “Desde el año 2010 está disponible esta vacuna contra la influenza AH1N1 y es inconcebible que en Venezuela no se haya fomentado su administración, sobre todo en la población susceptible. En el país la población indemnizada contra este virus no llega ni a 25%. Esta es la razón por la que hoy somos testigos de un nuevo y arreciado brote. La circulación del virus está por encima de 50% y tiene características severas, superior a la epidemia de 2009”, dijo.

El funcionario informó de la existencia de dos casos sospechosos en Guatire que son evaluados por el Instituto Nacional de Higiene.

 

Arreaza y Villegas se pronuncian

Funcionarios del Gobierno fijaron posición ayer sobre la gripe AH1N1 y sobre el rol que deben cumplir los medios de comunicación en la cobertura de la enfermedad. En su cuenta de Twitter, el vicepresidente Jorge Arreaza escribió que la gripe “está presente en todo el mundo” y recordó cuáles son las medidas para prevenir la enfermedad: “Lavarse las manos, cubrirse al toser/estornudar. La vacuna es sólo pertinente para grupos en riesgo”. Mientras el ministro de Comunicación e Información, Vladimir Villegas, cree que el papel de los medios en la cobertura del brote epidémico es lo más relevante: “Los medios públicos y privados tienen la grandísima responsabilidad de que el tema de salud sea cubierto con seriedad. Los medios públicos deben promover la prevención de enfermedades”.

La Agencia Venezolana de Noticias publicó ayer dos trabajos que realizan un análisis de los titulares de los diarios El Nacional, El Universal y Últimas Noticias, y califican como información que llama  a la “zozobra” en la población al “especular sobre la cifra de fallecidos”, cifras que han sido informadas por las direcciones de salud de cada estado.