Gonzalo García Ordóñez: Pillos y pillas

La muerte del Tcnel. Hugo Chávez no corrigió el entuerto de la presencia e influencia del castrocomunismo en Venezuela, tampoco la acelerada destrucción del país a manos de unos bárbaros que se hicieron con el poder y lo usan para beneficio personal a nombre del pueblo.

La situación tiende a agravarse, Nicolás Maduro no tiene la más mínima idea de cómo salir de la crisis pero sí sabe cómo profundizarla y lo hará.

La impunidad hunde al país, la ley solo existe cuando se aplica por motivos políticos, los órganos del poder público son agentes políticos militantes y parte del brazo ejecutor de las acciones represivas e intimidatorias del gobierno. La impunidad consume al país. La semana pasada reventó el escándalo del Bandes por el pago de comisiones millonarias en dólares, organismo que fue dirigido por la recién nombrada presidenta del BCV y otros personajes rojos rojitos.

Los poderosos son intocables pero una humilde familia que suena las cacerolas es llevada a los calabozos de la policía.

El abuso del poder hace que la ley sea letra muerta, la Asamblea Nacional está prácticamente cerrada. La Contraloría es una panela de hielo, la Defensoría un adefesio, la Fiscalía se moviliza para apoyar al gobierno… el caos institucional es palpable. El país se hunde en escándalo tras escándalo.

Quienes son gobierno asumen una posición infantil sobre sus acciones.

Cabello y Carreño no entienden el daño irreparable que con su conducta y acciones le ocasionan al país. Maduro y Cilia solo ven el poder. José Vicente ve en el poder una oportunidad para hacer los grandes negocios. Cada actor rojo asumió un rol de destrucción según su capacidad y entendimiento.

Nada conmueve, nada decide el destino del país, la barbarie se impone. Fue presentada una grabación en la que el actor principal es Mario Silva y un agente del G2 cubano en Venezuela, allí hay de todo y para todos. Seguramente pronto pasará al olvido muy a pesar de la gravedad de su contenido. Mario Silva en una rendición de cuentas al personaje del G2 confirma que este es un gobierno antinacional entregado a los Castro, confirma las redes de corrupción, confirma la incapacidad de Maduro, confirma las luchas internas por el botín, confirma la entrega de armas y municiones. Confirma lo que no era un secreto, la delincuencia de cuello rojo organizada hace lo que le viene en gana.

Mario Silva confirma el asco moral que representa el Poder Electoral, manipulador y manipulable.

Confirma que las elecciones del 14-A no fueron limpias, tampoco transparentes. Mario Silva confirma que VTV ha sido entregado a un grupo de corruptos, Los Vampiros. Trampas, mentiras, corrupción, de todo contienen las revelaciones de Mario Silva, ni la Fuerza Armada se salva.

El CNE y el TSJ han cerrado el camino, la lucha será larga y dolorosa. Abiertas están las puertas a nuevos actores, civiles y militares, que disputan el poder.

@gongaro