TODO sobre las bolas chinas

Las bolas chinas tienen cualidades terapéuticas pues su utilización contribuye al fortalecimiento de la musculatura pélvica, pero además la práctica controlada con las bolas chinas permite mejorar la satisfacción en las relaciones sexuales. Sin embargo, no todas las bolas chinas sirven para cualquier mujer. Aspectos como la edad, el tamaño de la vagina y el hecho de que hayan tenido o no descendencia influyen a la hora de decidir cuál puede ser la mejor elección.

Las cualidades terapéuticas de las bolas chinas son un secreto a voces, pues los expertos aseguran que su buen uso contribuye a prevenir problemas de salud como la incontinencia urinaria o el vaginismo, además de mejorar la satisfacción sexual. Tal como explica Pedro Tormo, portavoz del Observatorio Nacional de Incontenencia, el uso de las bolas chinas acompañado de un gel específico ayudan fortalecer la musculatura pélvica y esto no sólo puede proporcionar una mayor satisfacción sexual a la pareja en sus relaciones, sino que también ayuda a atajar (o evitar) problemas como la incontinencia urinaria y los desgarros durante el parto. En este sentido, el doctor Tormo se muestra partidario de las bolas chinas homologadas de cerámica.

Las bolas chinas recubiertas de silicona médica son las que se comercializan habitualmente en las tiendas eróticas. Un material que, según explica Gari Asenova, sexóloga de Sexplace; permite proteger la flora vaginal.

La edad de la mujer, el tamaño de su vagina y el hecho de si han tenido o no hijos puede determinar la elección de las bolas chinas, según explica la sexóloga. Así, mientras que una mujer joven que no ha sido madre puede iniciarse con dos bolas, las mujeres que ya han vivido uno o dos partos y tienen cierta edad deberían iniciarse con una sola bola.

Las bolas chinas se introducen en la vagina como si fueran un tampón y se mantienen dentro mientras se realizan actividades cotidianas. El uso de las bolas chinas puede iniciarse con sesiones de 15 a 20 minutos al día durante unos tres días a la semana para después ampliarse a cuatro días a la semana y así hasta poder usarlas diariamente. Según explica la sexóloga de Sexplace, es importante que la usuaria esté en movimiento durante la sesión porque la vibración de las bolas chinas es precisamente lo que ayuda a ejercitar la zona pélvica, aunque, según destaca, no es aconsejable que la usuaria haga actividades bruscas. “No podemos usar las bolas chinas si tenemos previsto correr una o dos horas, pues el máximo uso permitido para esa actividad sería de media hora. Tampoco es aconsejable su uso cuando se llevan a cabo otros ejercicios dinámicos como los que se llevan a cabo en el spinning”, explica Asenova.

Siempre con lubricante y bien limpias

Otro de los aspectos que destaca la sexóloga a la hora de usar las bolas chinas es que siempre deben ir acompañadas de lubricante. “No se deben introducir en la vagina sin lubricar la zona, pues se pueden producir lesiones”, explican en Sexplace.

La limpieza de las bolas chinas después del uso es igualmente importante. Así, se pueden lavar con agua y jabón, pero también es aconsejable utilizar productos específicos que se comercializan para limpiar los juguetes eróticos, pues éstos permiten eliminar bacterias o gérmenes. Y no sólo hay que limpiar las bolas chinas en profundidad, sino que también hay que secarlas bien, preferiblemente con un paño de algodón, pues si se guardan mojadas pueden estropearse fácilmente.

Las tres marcas de bolas chinas más comercializadas en España son, según afirman en Sexplace, LELO Luna, Fun Factory y JoyBalls. Las primeras ofrecen distintos diseños y variedad de tamaños, además permiten cambiar el peso de las bolas lo que hace que se pueda adaptar mejor a las necesidades de cada mujer. La casa Fun Factory fue pionera en la comercialización de bolas chinas de una sola bola, pensando precisamente en aquellos casos que no pudiesen soportar el peso de dos bolas. Por último, JoyBalls ofrece modelos en los que el hilo que une ambas bolas aparece escondido, lo que ayuda a evitar las pequeñas molestias que a veces causa este hilo.

Fuente: Mujerhoy.com