Paralizan por falla unidad destiladora de Amuay

(Foto archivo)

Una de las cinco unidades destiladoras de Amuay, la mayor refinería de Venezuela con una capacidad de 645.000 barriles por día (bpd), fue paralizada el viernes debido a una fuga interna en un horno, dijeron trabajadores de la estatal PDVSA.

La petrolera informó más tarde que tras la culminación de su mantenimiento, la unidad destiladora número 1 entró en funcionamiento, mientras que la unidad 2 “es sometida a reparaciones menores por un lapso de tres días para garantizar su confiabilidad operacional”.

La estatal no ofreció mayores detalles.

El director de refinación de PDVSA, Jesús Luongo, citado en un comunicado de la petrolera, dijo que las reparaciones menores que se realizan en la destiladora número 2 no impactan la corrida de crudo de Amuay.

Pero según los operadores, la paralización de la unidad, una de las más grandes de Amuay con 120.000 bpd de capacidad, provoca una disminución en la carga productiva de la instalación, que había vuelto a la normalidad el mes pasado tras pasar ocho meses trabajando a media capacidad por una severa explosión en 2012.

Iván Freites, líder sindical del Centro Refinador Paraguaná (CRP) integrado por Amuay y la vecina Cardón en la costa occidental del país, calcula que la planta podría estar fuera de operaciones por unas tres semanas mientras se enfría el horno y se hacen las reparaciones necesarias.

La estatal PDVSA no estuvo disponible de inmediato para confirmar la información.

Amuay sufrió una explosión en 2012, el más severo accidente en la historia de la industria petrolera local, que dejó al menos 42 muertos y grandes daños de infraestructura.

Desde entonces, el circuito venezolano de refinación ha vuelto a sufrir una seguidilla de incidentes y paradas no programadas que afectan el balance de exportaciones e importaciones del país socio de la OPEP.

El reformador de la refinería Puerto la Cruz, que produce insumos para la generación de diésel de exportación, se encuentra detenido desde el fin de semana por una falla ocurrida mientras se reiniciaba la unidad tras un mantenimiento programado.

Venezuela disminuyó notoriamente sus importaciones de derivados terminados a partir de febrero, luego de hacer grandes compras de productos a raíz de la explosión de Amuay en agosto, pero sigue disminuyendo sus exportaciones, lo que afecta el ingreso de dólares a la economía local.