El racionamiento alimentario es la institucionalización de la anarquía

Al zuliano que no le sea suficiente la cantidad de alimento que le permita comprar el Gobierno, es porque es bachaquero. Según los que defienden el “Papachip”, quienes ataquen el nuevo mecanismo de regulación para la compra de productos no lo hacen por defender su derecho a comprar lo que desee consumir, sino que está a favor del tráfico de alimentos a través de la frontera venezolana.

Muestra de ello fue la respuesta del gobernador Francisco Arias Cárdenas a una periodista zuliana cuando le preguntaba que si él creía que la cantidad de productos es suficiente. Juan Pablo Guanipa, concejal de Maracaibo, denunció que la actitud del Gobernador es arrogante para tratar de justificar lo que para muchos es una medida producto de la ineficiencia del Gobierno a la hora de contrarrestar la falta de producción y el contrabando de alimentos.

“¿Tú te dedicas al bachaqueo? Respondió Arias a la periodista y esa es una pregunta demasiado arrogante. Yo le respondo al señor Arias que hay familias muy numerosas a las que no les alcanza ese límite y que no por eso deben ser señaladas como bachaqueros. En un país donde la producción es suficiente para abastecer a todos los ciudadanos no se tiene que optar por ninguna medida de restricción. Ese chip no soluciona el problema que radica en dos cosas. La primera, que la producción de alimentos en el país no cubre la demanda de los ciudadanos y en segundo lugar el tráfico de alimentos que, con la complacencia de algunos guardias nacionales, se escapan por la frontera con Colombia. Ambas cosas, la producción y la protección de la soberanía está en manos del Gobierno y no ha podido ser eficiente en ninguna de las dos áreas”.

Destacó que el Gobierno tiene 14 años destruyendo el aparato productivo, persiguiendo a los empresarios y a los trabajadores, expropiando empresas, asumiendo su conducción y llevándolas a la bancarrota.

“Ahora nos toca a todos pagar la incompetencia del Gobierno que nos somete a un racionamiento electrónico. Eso no puede ser aceptado por los ciudadanos. Tenemos derecho al pataleo y autoridad para exigirle al Gobierno que cambie su rumbo, que promueva la empresa privada como dice la Constitución, que facilite la producción y el empleo. Este Gobierno debe enmendarse y trabajar con todos para que seamos una Venezuela productiva y no una Venezuela de colas, rebatiñas por un kilo de harina y humillación al consumidor”.

Racionamiento económico

Guanipa destacó que frente a la crisis económica cada vez hay más familias, que se suman a las ya miles que improvisan puestos de comida para subsistir a la falta de empleo formal.

“El que monta una venta de empanadas en el frente de su casa, obviamente necesita más insumos que lo que ahora está “permitido” por el Gobierno. ¿Entonces ellos pierden su derecho a tener su negocito? ¿O es que son bachaqueros porque reclaman que lo “permitido” no le alcanza para abastecer su negocio? Y aquellos que no tienen tiempo para ir a comprar alimentos dos veces a la semana y se tienen que llevar todo lo que necesitan para un mes ¿Son bachaqueros también por negarse a perder horas y horas en una cola para llevar comida a su casa? Todo esto es intransigencia. Es intentar institucionalizar la anarquía. Es absurdo creer que la única solución que tiene el Gobierno a su ineficiencia es asfixiar al ciudadano como lo ha hecho durante 14 años con el aparato productor”.