CNE se atribuye tareas del Ejecutivo e incumple las suyas

(Foto AVN)

La misión del Instituto de Altos Estudios Europeos alerta que el Consejo Nacional Electoral se adjudica papeles propio del Gobierno, como relaciones internacionales y consulares, pero lamenta que carezca de medidas de contingencias para resolver problemas en los centros de votación.

HERNÁN LUGO-GALICIA / CELINA CÁRQUEZ/ El Nacional

Al visitar el 14A el Liceo Aplicación, en Montalbán, Caracas, los observadores internacionales, no sólo recogieron testimonios sobre la presencia irregular de cuatro autobuses con indigentes, una persona que llevaba una cantidad de cédulas y motorizados armados, sino que también vieron cómo el Plan República, la Policía Nacional Bolivariana y el CNE no actuaron de manera inmediata. No se activó “un protocolo”, aunque los delegados si reconocen que “un contingente de policía, de manera prudente hizo presencia en el lugar, y sirvió de escudo a algunos de los miembros” internacionales.

“La misión pudo constatar que, ante la comisión de delito de quien portaba las cédulas de ciudadanía y de quienes amenazaban con armas a la multitud y la desafiaban para despertar su ira; ante las declaraciones a los medios de quien actuaba como parlamentario; ante el impedimento impuesto por pedir información a la coordinadora del colegio y ante el acto amenazante de quien hizo fotos de los integrantes de la misión a pesar de expresarle que no lo hiciera, ninguna autoridad civil electoral competente aplicó algún protocolo para evitar que estos hechos hubieran derivado en violencia grave e incluso en derramamiento de sangre”, indican en el informe final, obtenido por El Nacional.

IAEE no precisa quién era el parlamentario. Sin embargo, en informes de prensa escrita y televisión puede leerse y verse al diputado del PSUV Carlos Sierra, que defendía el “derecho al sufragio” de quienes iban en los buses.

Los observadores cuestionan que el CNE ni aclaró ni evitó ese suceso: “En caso de la comisión flagrante de delitos electorales manifestaron que eso ya no era de su competencia”.

Luego alertaron: “La información parcial y distorsionada por parte de una de las máximas autoridades del CNE, en particular una de sus rectores, sólo es propiciadora de violencia por parte de las instituciones que tienen la obligación de guardar el orden público y de garantizar el ejercicio del derecho electoral a toda la ciudadanía”.

Otra de las observaciones al CNE es que no vigila que los coordinadores de los centros de votación sean independientes. En la supervisión de los 17 colegios se percataron de que estos funcionarios militaban en el PSUV, en franca violación del Reglamento Electoral, que en los artículos 35 y 36 prohíbe a integrantes de los organismos electorales ser directivos de partidos o estar vinculados con los candidatos.

 

Exigen respuestas. Mientras que en el PSUV causa “sospechas” la publicación del informe del IAEE en momentos en que el presidente Nicolás Maduro viaja por Europa, en la oposición señalan que el documento confirma las irregularidades denunciadas por la MUD en el CNE y en el Tribunal Supremo de Justicia. Por ello el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, exhortó al TJS a admitir los recursos de impugnación.

“El informe recoge todos los vicios, el ventajismo del Estado, la complacencia del CNE y la sospechosa repetición de los miembros de mesa. Más temprano que tarde los magistrados tendrán que enmendar su error”, expresó. El ex candidato presidencial llamó a votar el 8D con un fin: “Demostrarle a esos tramposos que somos un pueblo demócrata y mayoritario”.

Carlos Ocariz, ex director del Comando Simón Bolívar, manifestó que la misión mostró hechos concretos que ponen en duda los comicios. “Las auditorias de duplicidad de huellas y del SAI no se han hecho, a pesar que fueron establecidas previas al evento electoral. La rectora Tibisay Lucena incumplió compromisos. La revisión de huellas revelará quiénes votaron más de una vez, algo que fue la mayor irregularidad. En más de 2.400 centros sacaron a los testigos, como confirmó el informe del Instituto de Altos Estudios Europeos que califica al proceso ni justo ni transparente”, dijo.

 

Consejos al país 

El instituto europeo no se limita a criticar al Poder Electoral. Al analizar las situaciones también hace recomendaciones específicas:

* “Potenciación de los canales de participación ciudadana”;

* La creación de controles de los actos del Gobierno;

* “Propiciar movimientos pedagógicos y culturales” de carácter democrático;

* “La creación de espacios mixtos en la búsqueda de un juego político de mayor normalidad, estabilidad y continuidad institucional”.

* La difusión de boletines oficiales durante la jornada para contrarrestar “malos entendidos, silencios prolongados o intentos de manipulación”;

* Que no se cierren los centros en el momento de las auditorías o verificación ciudadana;

* Determinar e infomar en las entradas de los centros el número de personas que pueden presenciar la “verificación ciudadana”;

* La selección aleatoria de los miembros de mesa, pues entienden que la “profesionalización del deber ciudadano” de participar en los comicios facilita la comisión de fraude;

* La eliminación de la tinta indeleble;

* La reducción del número de electores por mesa, de manera de evitar las colas. La propuesta es que no pasen de 500 electores por mesa.

* “Simplificar” la boleta electoral, de manera que no aparezcan tantas tarjetas de partidos, pues la elección es unipersonal; se elige a una persona, no a organizaciones políticas.

* La aceptación de auditorías en los casos de resultados cerrados, como el 14A.

* Homogeneizar los procedimientos de votación; en algunos centros detectaron que no se cumple “el herraduría del CNE”: identificación del votante, búsqueda en el registro, emisión del voto, colocación de tinta indeleble y firma del cuaderno electoral.