¿Cuánto nos engorda el pan? Las mejores y peores opciones para tu dieta

Conocer la información nutricional de los alimentos que consumimos se ha transformado en una práctica cada vez más habitual en los chilenos. La ley de etiquetado, conocida también como “Ley Super 8″, busca, entre otras cosas, concientizar a las personas acerca de las calorías, vitaminas y nutrientes que ingieren. Sin embargo, de esta categorización se excluye el pan “a granel”, una de las principales causas de obesidad y sobrepeso en nuestro país. revistamujeres.cl

(foto archivo)

El pan es uno de los alimentos que más se consume en Chile, situándonos segundos en el ranking de ingesta de este producto. No obstante, muchas veces desconocemos el aporte calórico específico de este alimento.

“Las personas no deben comer más de uno o dos panes al día, sin embargo, esta medida depende de diversos factores como el sexo de la persona, la actividad física que realice y el tipo de pan que se consuma”, explica Ximena Inostroza, Nutricionista de Clínica Santa María.

Los especialistas recomiendan a sus pacientes con problemas de peso preferir panes integrales, ricos en fibra, debido a su bajo aporte de grasas y calorías. Sin embargo, muchas veces quienes hacen dieta dejan de lado el pan, reemplazándolo por  galletas de agua, sin saber que esto no es tan efectivo ya que este alimento no es consistente y no quita el apetito.

“A la hora de hacer dieta, las personas deben considerar varios aspectos, por ejemplo, preferir alimentos que den saciedad y sean de baja densidad calórica. Es importante que sean termogénicos, es decir, que las calorías consumidas sean más fáciles de quemar (ricos en proteínas, como carne, legumbres, huevos y leche). En ese sentido, hay panes integrales que son una muy buena opción”, explica la nutricionista.

Uno de los grandes errores es reemplazar aquellos alimentos nutritivos por el pan. Según explica la especialista “muchas veces al pan se le suman alimentos con grasas de mala calidad o azúcar simple, como mantequilla o dulces. La recomendación es consumirlo con alimentos bajos en grasas y libres de azúcar, por ejemplo, jamón de pavo, palta, quesillo, entre otros. La combinación del pan con otros productos también influye en el aporte calórico a nuestro cuerpo”

“Lo peligroso es dejar de consumir alimentos que son necesarios para cubrir los requerimientos diarios. Las personas acostumbran a reemplazar el almuerzo y la cena por un sándwich, lo cual perjudica su salud”, indica la especialista.

Qué tipos de panes hay que preferir

Si se trata de pan corriente, lo preferible será la marraqueta con fibra, debido a su bajo aporte en materia grasa y sodio. O bien, el pan integral. Lo importante es que su consumo no reemplace la  comida en el almuerzo o la cena.

Finalmente, la nutricionista Ximena Inostroza nos entrega el aporte nutricional de los tipos de panes más comunes en nuestra mesa.

Imagen foto_00000001