Granjero da marihuana a sus cerdos para mejorar el sabor

Una camioneta blanca con vidrios polarizados se detuvo en el camino de entrada con su carga: cajas de cartón llenas de marihuana. Y los clientes la esperaban ansiosos, gruñendo y resoplando.

El contenido era para tres hambrientos cerdos Berkshire de una granja del estado de Washington, y había un equipo alemán de televisión para filmarlo.

Parte experimento de sabor, parte reciclaje y parte promoción impulsada por la legalización de la marihuana recreativa en el estado de Washington, se han utilizado restos de marihuana para alimentar a los cerdos desde principios de este año, dijo el dueño de la granja Jeremy Gross y el carnicero de Seattle William von Schneidau.

Gross y von Schneidau ahora venden sus cortes de “cerdo de marihuana” en la carnicería de von Schneidau en Pike Place Market de Seattle a un precio superior. El tocino cuesta 17 dólares la libra (453 gramos), mientras que las chuletas valen 16,90 dólares.

“Él dijo: ‘vamos a ver qué tipo de sabor que le da”. Así que probamos y le dio un buen sabor”, dijo Gross. “Es como cualquier otra cosa, lo que les das de comer es lo que determina el sabor.

La carne, sin embargo, no hace que la gente experimente los efectos de la marihuana, sino que solo tiene un sabor distintivo.

Aunque la aprobación de la marihuana recreativa inspiró el experimento, Gross y von Schneidau obtienen los restos de marihuana —raíces, tallos y otras partes de la planta que se muelen y no se utilizan para el consumo— de un dispensario de marihuana medicinal. En la carnicería, los cortes de los cerdos alimentados con marihuana vienen marcados con un pequeño dibujo de una hoja de marihuana pegado en ellos con un palillo de dientes.

“Sabe como la mejor chuleta de cerdo que hayas probado”, dijo Matt McAlman, que dirige Top Shelf Organic, el dispensario que está proporcionando los residuos de la planta de la marihuana para los cerdos.

Fuente: HuffPost