Marchas a favor y en contra del Gobierno atravesaron las calles de Caracas (Fotos)

Foto: EFE

Miles de estudiantes, profesores y empleados universitarios marcharon el sábado en la capital venezolana para manifestarse a favor del gobierno del presidente Nicolás Maduro unos, y para rechazarlo, otros. AP

Los oficialistas alababan un reciente aumento de sueldo aprobado por el gobierno y los contrarios exigían además de un presupuesto justo, respeto a la autonomía las universidades públicas, que según ellos está amenazada por el gobierno.

Varios miles de simpatizantes del oficialismo, algunos ataviados con franelas rojas que tenían insignias de organismos públicos y la imagen estampada del fallecido presidente Hugo Chávez, marcharon en un ambiente festivo por el centro de Caracas, teniendo como principales consignas el aumento de la matrícula universitaria de 700.000 a unos 2,5 millones de estudiantes bajo el mandato de Chávez y la apertura de nuevas universidades.

En tanto, varios miles de opositores y estudiantes de las mayores universidades, marcharon en otro sector de la ciudad, portando carteles en los exigían “libertad administrativa, pensamiento y cátedra”, aumento de sueldos, presupuestos justos y condenando al gobierno por “excluir a FAPUV”, el mayor gremio de profesores del país de la discusión de un nuevo convenio laboral, que es tildada por funcionarios del gobierno como “desestabilizadora” y alineada con la oposición política.

Los manifestantes adversos al gobierno marcharon en los alrededores de la Universidad Central de Venezuela, la mayor y más antigua del país, luego que el alcalde oficialista de Caracas, Jorge Rodríguez, no autorizó la ruta original de la caminata que tenía como destino la Asamblea Nacional.

El presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Simón Bolívar, Rafael Alvarez, afirmó que la lucha va más allá de las reivindicaciones salariales para los docentes universitarios, “estamos defendiendo la universidad que conocemos, la defensa de la autonomía, la libertad de pensamiento y la libertad de cátedra”.

Alvarez lamentó que el gobierno en materia de educación universitaria negocio exclusivamente con sindicatos oficialistas, dejando al margen a los rectores de las casas de estudio y “al único representante legítimo del profesor universitario, la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), que aglutina a 40.000 profesores”.

Alvarez señaló que para dar por concluido el conflicto y levantar el paro es necesario que el presidente Maduro “se enserie y designe al ministro de Educación Universitaria, Pedro Calzadilla, a la cabeza de un proceso de diálogo con los organismos legítimos de la universidad venezolana”.

Cerca de una treintena de universidades públicas enfrentan una crisis debido a que el gobierno ha limitado la entrega de recursos y mantuvo sin modificaciones sus presupuestos desde hace tres años en un escenario de alta inflación.

Venezuela ha registrado en los últimos siete años una de las mayores tasas de inflación de la región a pesar de tener control de precios y de cambios desde 2003.

La inflación acumulada entre enero y mayo alcanzó 19,4%, seis puntos porcentuales más que en el mismo período de 2012, mientras que en los últimos doce meses los precios han crecido 35,2%.

De esta manera, la inflación se alejó de la meta de entre 14% y 16% fijada por el gobierno para este año. En el 2012 cerró en 20,1%.

El gobierno ha rechazado el paro y ha exigido a las autoridades universitarias que presenten sus informes de gestión, acusándolos de corrupción.

El viceministro de políticas estudiantiles, Jehyson Guzmán, dijo a la prensa el sábado que “no hay justificación para que continúe el paro en las universidades públicas del país”.

Señaló que el viernes concluyeron en un acuerdo las reuniones de las mesas de negociación con los sindicatos de profesores y trabajadores universitarios y el gobierno “otorgó ya el aumento salarial, que será de 150% para profesores instructores y 120% para los titulares”.

Hace 15 años un profesor instructor, el de menor nivel en el escalafón universitario, devengaba ingresos “equivalentes a 18 salarios mínimos, en la actualidad está entre uno y poco más de dos salarios mínimos, esto es una muestra que el gobierno suele jugar con cifras relativas para disfrazar la realidad del sector universitario”, dijo Álvarez a la prensa.

Fotos EFE/AVN