Alexander Guerrero E.: Tenemos “Patria” pero sin dólares y muchos bolívares sin valor

Todos los dólares para la nomenklatura y sus asociadosPor el dólar todos suman y restan, los que están saturados de riesgo Venezuela, banca de inversión y asociados hacen relaciones públicas, sus voceros aseguran que los activos externos en moneda dura satisfacen la demanda de divisas de los venezolanos. Pero, más allá de esos deseos, el mercado del dólar expresa una gran verdad, no hay dólares en el mercado, en ninguno de los dos mercados ni en el BCV ni el paralelo, al menos que en este último alguien quiera pagar el “precio de mercado”.

Venezuela con elevado riesgo, caen las reservas y crece el hueco fiscal

El incremento del riesgo Venezuela hace días por Standard & Poors -de B+ a B- y la explosión de los CDS  de la Republica (1100) y PDVSA (1400) dicen que Venezuela tiene severos problemas de pagos en dólares, la presión del dólar paralelo muestra la verdadera cara de las finanzas del Tesoro, sus fondos y el BCV. En otras palabras, convencionalmente las firmas calificadoras van al core de los números y en Venezuela marchan juntas dos crisis, en balanza de pagos, por caída de la liquidez internacional –léase reservas internacionales – y una crisis fiscal que le es concomitante a la primera, por estar ambas amarradas por la factura petrolera.  EL Ministro de Finanzas lo sabe, su road show en los mercados ha sido suspendido, el gobierno vivirá solo de deuda interna, la licuara y el camino a la hiperinflación quedara abierto.

La realidad tiene otra cara, el dólar paralelo multiplica por cinco al dólar oficial, la gente hace largas colas en CADIVI, se contraen importaciones, recrudece la escasez, caen los inventarios, sube el riesgo y al final, todos terminan en el mercado paralelo pagando altas primas de riesgos por el dólar. La batalla entre las mafias importadores es a cuchillo por las divisas que quedan escondidas en los fondos, el gobierno de Chávez las creó como instrumentos para destruir al capital privado y a la clase media. Ahora, el costo político es del gobierno; el derroche y la mala asignación de fondos, el financiamiento en el exterior para proteger la revolución, la descapitalización de PDVSA trajeron –a 100 dólares el petróleo!- amarraditas las crisis de pagos y la crisis fiscal y la inflación, se agotaron las divisas.

Cae la factura petrolera, pero no por los precios sin por los valores petroleros

El precio del dólar en esos mercados –paralelo- ya está marcando la inflación promedio, los precios buscan su equilibrio como las aguas buscan el mar. El control de cambio, instrumento político para descarnar la clase media y al sector privado de la economía, se convierte en la gran restricción, de él dependen, el papel toilette y la leche, y una economía que la revolución convierte en importadora de lo que ayer exportaba o producía competitivamente. Se ha producido un cambio estructural en la economía expresado por el crecimiento del sector público que ha doblado su tamaño en 10 años convirtiéndolo en el mayor importador, en relación a un sector privado que es hoy apenas la mitad de lo que era hace 12 anos.

En esas condiciones, político-institucionales y económicas, el control de cambio es incapaz de administrar la escasez de dólares porque estos son exclusivamente petrodólares, – 98% de las reservas internacionales- expresando la dependencia absoluta de la economía de las ventas de dólares de PDVSA al BCV; de manera que al  caer producción y exportación y factura petrolera, la expansión del sector público lo convierte en un chupa dólares, no hay mercado ni arbitraje de defina racionalmente el uso de recursos.

Todo ello ha hecho que las cuentas del BCV sobre los activos del Estado y la Republica no sean claras por no tener una auditoria en los balances del ingreso petrolero, en aquellas instituciones recipiendarias del ingreso petrolero; no sabemos que abarcan las cuentas por cobrar de PDVSA; por ejemplo, los créditos comerciales, que PDVSA establece con Petrocaribe y otros, donde más de la mitad de la deuda está financiada a largo plazo y el restante que se supone pago efectivo, es cancelado en gran medida en especies, forman parte de esta zafra que representa la caída de la factura de PDVSA. Por ejemplo, Republica Dominicana paga con caraotas (que trae desde China), Honduras con huevos, Cuba, que recibe 110 mil barriles por día y 850 millones de dólares anuales, adicionales, paga con servicios, suponemos que estos “créditos” aparecen en las tablas del BCV, pero no se tienen detalles, por falta de auditoria de los fondos para-presupuestarios y depositarios en divisas.

PDVSA alimenta los activos externos de la Republica, pero…..

Cuando conciliamos esas cuentas en el BCV con los estados financieros de PDVSA se supone que entre las cuentas por cobrar de PDVSA y los activos en moneda dura en los balances del BCV hay parentesco financiero y fiscal. Así, PDVSA muestra 41000 MM de UDS en cuentas por cobrar. En esa lógica contable y económica–en el BCV- en el aparte otras Inversiones, hay una subcuenta, de otros con más de 25000 MM USD, pero no se tiene información cuales son estas inversiones y si realmente circulan o no; es decir, cuanto de eso es líquido, cobrable en el corto plazo.

 

Los balances de las posiciones en activos en moneda dura, muestran una inversión en cartera y directa cercano en unos 30000 MM USD, sin que esos balances digan detalles de esas posiciones, es probable   se corresponda –además- con deuda venezolana adquirida por los fondos como parte de los esquemas que operaban en tiempos del SITME, la compra de bonos venezolanos en dólares   para dar liquidez a los swaps en el SITME. Esa cuenta podría también registrar papeles   resultantes de los acuerdos bilaterales financieros con los países amigos, desde Cuba hasta Argentina. Además, desde luego de la inversión directa financiada con petrodólares en los países que han resultado ser amistosos con la revolución, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Nicaragua, Cuba. De eso tampoco tenemos detalles, parecen secretos de Estado.

El oro monetario constituye cerca de 20000 MM USD, de los cuales son “líquidos” los disponibles en la banca internacional, susceptibles de vendidos o alquilados por dólares efectivos para alimentar las reservas internacionales liquidas. Por cierto que las reservas internacionales en oro, serán revalorizadas a finales de Junio. La fuerte caída en el precio del oro este semestre, -cerca de un 25%- reducirá aún más las reservas internacionales dado que el registro en oro monetario, el mismo volumen de onzas troy, a un menor valor que podría reducir las reservas internacionales totales en 11% menos de lo registrado en Enero 2013 y a la fecha.

El cuento del gallo pelón. Quieren dólares pregunta el gobierno ?

Como se puede ver, no todo es liquido en las reservas internacionales, por lo que su volumen es un precario 3000 MM de USD que es lo explica el estrangulamiento cambiario en CADIVI y la incumplida promesa se subastas, etc., todo lo cual le dio forma de fiasco al SICAD. Quiere decir que el BCV y el Tesoro no tienen otros fondos líquidos con los cuales alimentar las reservas internacionales y con ellos incrementar la oferta de divisas en CADIVI. Por el contrario, la contracción del volumen de reservas internacionales en el BCV y en FONDEN, ha impuesto un severo racionamiento del dólar en CADIVI. Ello desde luego ha repercutido en el mercado paralelo, haciendo que el precio del dólar allí, multiplique por cinco al dólar oficial. Esa es la razón de la estrecha correlación que hay entre el precio del dólar en el paralelo y la inflación,   la inflación estaría responde al financiamiento del déficit fiscal del gobierno por parte del BCV. Este muestra entre sus pasivos una colosal emisión de dinero en su base monetaria y con ello en la liquidez monetaria, la contraparte en bolívares de los activos en dólares, y de los dos déficits, el de balanza de lagos y el déficit fiscal.

Restan así otras partidas supuestamente liquidas, pero hay que considerar que siendo el gobierno el mayor demandante de divisas  y el mayor importador –en relación con el sector privadoaquel estaría ejerciendo su posición de dominio monopólica con ello el fuerte racionamiento en su demanda, dirigida en mayor grado a satisfacer su demanda por alimentos y materias primas agroindustriales provenientes del Mercosur y USA, los mayores proveedores de estos rubro al gobierno, de una vitualla dirigida a alimentar su alicaído mercado político. Quiere decir, que la liquidez disponible para alimentar la demanda de divisas de la economía privada es escasa, y es ello precisamente lo que está ocurriendo en los mercados. A ello hay que agregar que en los últimos dos años, ni PDVSA ni el gobierno pudieron emitir deuda pública denominada en bolívares, de manera que a falta de “fresh money” el ritmo de gasto tanto del gobierno –fisco- como de los petrodólares no pudo ser “compensado” como en años anteriores. Acotemos que PDVSA acumulo, 36 mil millones de dólares en deuda documentada emitida en dólares en apenas seis años.

Salida: Bimetalizar, que la gente tenga cuentas en dólares y bolívares!

Eliminar los controles de cambio y de precios un solo golpe, y crear un régimen monetario bimetálico que permite circular en cuentas a residentes en bolívares y en divisas, como opera hoy el mundo normal, y que los precios se formen libremente; bajarse de esa ilusión de la dolarización, el FED –Banco Central y el Tesoro USA no lo permitirán. Reestablecer los derechos de propiedad sobre los activos, incluidos los monetarios por parte de los individuos y sus empresas, retornar las empresas nacionalizadas y expropiadas a sus dueños, reducir el gasto público, independizar al BCV. Todo ello permitirá que los venezolanos, empresas extranjeras, puedan operar con sus propias divisas, volviendo a los esquemas donde de cada dólar en circulación solo el 50% es de origen petrolero, lo que permitirá acaba r con ese régimen de creación de pobreza extraído por Giordani de los manuales de economía política de la vieja URSS y de Cuba, de sostener un régimen monetario donde todos dependeríamos de los petrodólares.

No se debe olvidar el discurso de Giordani desde hace 14 años acerca de la dependencia del petróleo, él lo que realmente quiso decir, era que convirtiendo a todos dependientes de los petrodólares, la pobreza de los sectores medios estaba asegurada! Aclaro que no asesoro al gobierno, ni le doy consejos, y por ello no le pido que establezca regímenes intermedios de permuta, subasta, etc., o lo que se le parezca, nada de eso, le pido simplemente que devuelva las libertades económicas a los venezolanos y con ellas la libre convertibilidad del bolívar, único recurso de la gente frente a gobiernos irresponsables y a Estados omnipotentes que se apropian de los bienes de sus ciudadanos. Solo la libertad cambiaria y la libertad de precios harán que el mercado se nutra de divisas no petroleras!!.

[email protected]

@AlexGuerreroE

 

Publicado originalmente en http://www.alexanderguerrero.com/muestras.php?id=232#.UdAu_Dukq1W