EEUU espía 500 millones de comunicaciones de Alemania cada mes

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos no solo espió a la Unión Europea (UE), sino que almacena mensualmente unos 500 millones de comunicaciones telefónicas o por internet en Alemania, afirma el semanario ‘Der Spiegel’.

Dicha publicación, que se remite a documentos del excolaborador del espionaje estadounidense Edward Snowden, informa de operaciones sistemáticas de espionaje de datos recabados en Alemania, sean de correos electrónicos, sms o conversaciones en internet y que se almacenan en la central de la organización, en Fort Meade.

Según la estadística a la que afirma haber tenido acceso ‘Spiegel’, en un día “corriente” la NSA controla unos 20 millones de conversaciones telefónicas y 13 millones de comunicaciones en internet, informa Efe.

El cómputo puede oscilar entre los 13 millones de controles, el día de Nochebuena de 2012, y los 60 millones, del 7 de enero de 2013, al parecer uno de los días de mayor actividad en esa dirección.
Alemania, en cabeza

El semanario alemán afirma, asimismo, que este control de comunicaciones es mayor en el caso de Alemania que en otros socios europeos, como por ejemplo Francia, con unos dos millones de casos diarios.

El punto más intensamente controlado por la NSA es Fráncfort, capital banquera y financiera de la UE.

Este mismo semanario avanzó el sábado que el NSA había espiado asimismo las representaciones de la UE y la ONU en EEUU, tanto a través de micrófonos instalados en esos edificios como de su red informática interna.
Conversaciones, correos y archivos

Con ese sistema, los servicios secretos de Estados Unidos accedieron tanto a contenidos de conversaciones confidenciales como a correos electrónicos y archivos de los ordenadores de la UE.

En los documentos de la NSA se califica a la UE de “objetivo” para sus ataques informáticos. ‘Spiegel’ relata también que, desde hace cinco años, los expertos de seguridad de la UE han registrado numerosos intentos de ataque informático en su sede del Justus-Lipsius, de Bruselas, donde todos los ministros comunitarios y el alto funcionariado de la Unión Europea tienen oficina y conexiones en internet.
Indignación alemana

Los expertos de seguridad informática comunitarios siguieron la pista de esos ataques, cuyo origen localizaron en la sede de la OTAN, en Bruselas.

Las informaciones de ‘Der Spiegel’ han desatado una ola de indignación entre políticos alemanes y comunitarios, entre ellos el presidente del Parlamento europeo, el alemán Martin Schulz, que ha exigido de EEUU explicaciones sobre el asunto.


El Periódico