Kerry admite que buscar información sobre otros países no es inusual

(Foto: EFE)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, admitió este lunes que “no es inusual” buscar información sobre otros países, en plena controversia sobre las revelaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense habría espiado a representantes de la Unión Europea y de otros continentes y a millones de ciudadanos extranjeros.

Kerry se entrevistó en Brunei con la responsable de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pero rehusó comentar la controversia suscitada por las alegaciones de espionaje de la NSA.

“Lady Ashton se refirió a ello conmigo hoy, y hemos acordado seguir en contacto. He aceptado averiguar de qué se trata, y le informaré de mis conclusiones”, declaró Kerry a la prensa.

“Puedo decir que todos los países del mundo que están implicados en asuntos internacionales, de seguridad nacional, emprenden numerosas actividades para proteger su seguridad nacional, y tener todo tipo de información contribuye a ello”, explicó.

“Lo que sé es que no es inusual en muchos países”, dijo Kerry, “Pero no haré más comentarios hasta conocer todos los hechos y saber exactamente de qué se trata”, añadió.

Kerry se entrevistó con Ashton al margen de una reunión de ministros de Exteriores de Asia-Pacífico en Brunei, en plena polémica sobre los programas de espionaje estadounidense revelados por un exconsultor de la NSA.

Los europeos exigieron explicaciones sobre el programa de espionaje norteamericano, que habría afectado a instituciones de la UE y a millones de ciudadanos europeos.

El diario británico The Guardian señaló el domingo que Francia ,Italia y Grecia figuran entre los 38 “objetivos” vigilados por la agencia estadounidense.

También aparecen mencionadas en un documento de 2010 las representaciones de México, Japón, Corea del Sur, India y Turquía, según el diario.

“Ruptura de confianza”

Este lunes, la Unión Europea advirtió a Estados Unidos del riesgo de una “ruptura de confianza” tras las revelaciones de ese programa de espionaje, y aseguró que, en caso de confirmarse, habrá una “consecuencias políticas”.

“Si es cierto que los estadounidenses espiaron a sus aliados habrá consecuencias políticas. Esto supera de lejos las necesidades de la seguridad nacional. Es una ruptura de confianza”, dijo a la AFP un responsable europeo.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, pidió a Estados Unidos que cese “inmediatamente” el espionaje de la Unión Europea y dijo que Francia no podía “aceptar ese tipo de comportamiento”.

“No podemos aceptar ese tipo de comportamiento entre socios y aliados”, dijo Hollande este lunes. “Pedimos que cese inmediatamente”, agregó el presidente francés.

Además, un portavoz de la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, pidió que Estados Unidos “restablezca” la confianza con sus aliados europeos tras las revelaciones.

“Europa y Estados Unidos son socios, amigos, aliados. La confianza tiene que ser la base de nuestra cooperación y hay que restablecerla en este campo. Esto ya no es la Guerra Fría”, dijo el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert.

Frente al diluvio de documentos filtrados por el exconsultor estadounidense de la NSA, Edward Snowden, la UE amenazó incluso con posibles consecuencias sobre la negociación de una zona de libre comercio transatlántica.

“¡Entre aliados no nos espiamos!”, había lanzado el domingo en Luxemburgo la Comisaria europea de Justicia, Viviane Reding.

“No se puede negociar un gran mercado transatlántico si hay la menor duda de que nuestros socios realizan escuchas en las oficinas de los negociadores europeos”, afirmó, y pidió que “Estados Unidos disipe estas dudas muy rápidamente”.

Mas moderada fue este lunes la reacción de Italia, que “confía” en las explicaciones de EEUU sobre este asunto, aseguró en una nota la ministra de Relaciones Exteriores, Emma Bonino.

La Dirección nacional de inteligencia de Estados Unidos (ODNI), que agrupa las 17 agencias de información del país –entre ellas la NSA– había indicado en un comunicado que Estados Unidos iba a “responder de forma adecuada” a la UE y a sus Estados miembros por los canales diplomáticos.

Entretanto, Snowden, en el origen de estas revelaciones y reclamado por la justicia de Estados Unidos por espionaje, lleva ya varios días en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú-Sheremetievo, adonde llegó la semana pasada procedente de Hong Kong. El ex consultor de la NSA pidió asilo político a Ecuador, que sigue estudiando esta demanda. AFP