Presidente de Nicaragua también le ofrece asilo a Snowden

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó este viernes su disposición a dar asilo al informático estadounidense Edward Snowden, requerido por Washington bajo acusaciones de espionaje. AFP

“Somos abiertos, respetuosos del derecho de asilo y está claro que si las circunstancias lo permiten nosotros recibimos con todo gusto a Snowden y le damos asilo aquí en Nicaragua”, afirmó el mandatario durante un acto público.

Ortega confirmó que a través de la Embajada en Moscú recibió solicitud de asilo por parte de Snowden, quien se encuentra este viernes bloqueado en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú a la espera de que algún país le otorgue refugio.

“Recibimos una carta enviada por Snowden, que entregaron en la embajada en Moscú donde solicita asilo en Nicaragua”, manifestó Ortega durante el acto de conmemoración del 34 aniversario de la gesta histórica de El Repliegue ante cientos de seguidores sandinistas.

El exconsultor informático de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, quien tiene dos semanas de haber llegado a Rusia, es reclamado por Estados Unidos por espionaje y ha enviado peticiones de asilo a una veintena de países.

Ortega, cuyo gobierno de izquierda mantiene relaciones poco cercanas con Estados Unidos, consideró que a Snowden “le entró remordimiento” por sus trabajos de inteligencia y se dispuso denunciar lo que se estaba haciendo desde Estados Unidos para espiar a todo el mundo, principalmente a sus aliados de Europa.

El informático, que reveló la existencia de un programa estadounidense de espionaje a gran escala, provocó un escándalo a principios de la semana.

El avión del presidente boliviano, Evo Morales, que regresaba a La Paz tras una visita a Moscú -donde se declaró dispuesto a analizar una petición de asilo de Snowden- tuvo que hacer una escala obligada de 13 horas en Viena, después de que varios países europeos le cerraran su espacio aéreo por sospechas de que el informático viajaba dentro del aparato.

Ese suceso generó una crisis diplomática entre Europa y Latinoamérica, que se solidarizó en bloque con el presidente boliviano.

Lo sucedido a Morales debe quedar para la “historia de la ignomia” de los países “colonizadores” que se han caracterizado por “humillar y explotar” a los pueblos originarios de América Latina, Asia y África, expresó Ortega.

Aunque Snowden hubiese viajado en el avión de Morales “estaba protegido por el derecho de asilo humanitario que estaría dando Bolivia y no tenían derecho a secuestrar a un presidente”, sostuvo el presidente nicaragüense en su discurso.

El exanalista estadounidense, que desde hace 13 días permanece en una zona de tránsito de un aeropuerto de Moscú, habría solicitado asilo este viernes a otros seis países, cuyo nombre no fue revelado, según WikiLeaks.

Snowden desistió de solicitar asilo a Rusia después que el presidente Vladimir Putin le exigiera cesar las revelaciones que dañan a Estados Unidos.

Francia, Italia, Alemania, Brasil, Noruega, India, Polonia, Islandia, Austria, Finlandia, Holanda y España, rechazaron recibirlo como asilado.