Gobierno tratará que los jóvenes no caigan en la delincuencia, según ministro de la Juventud

El Gobierno de Venezuela ha detectado un millón de jóvenes que “no hace nada”, no estudia ni trabaja, y ha iniciado una investigación para trazar una estrategia que impida que caigan en la delincuencia, las drogas o la sexualidad irresponsable.

EFE/Nélida Fernández

El ministro para la Juventud de Venezuela, Héctor Rodríguez, indicó en una entrevista con Efe que el Gobierno “ha ubicado a un millón de chamos (jóvenes) que no está escolarizado ni trabajando (…) no está haciendo nada”.

Según Rodríguez, existe una preocupación especial por este millón de jóvenes, que en su mayoría pertenece al estrato económico más bajo de la sociedad, la mayoría en situación de “pobreza extrema”, y son vulnerables a caer en adicciones, a vivir una sexualidad irresponsable o a cometer delitos.

“Cuando se les plantea a ellos la oferta académica tradicional de escuela, liceo y universidad, la rechazan”, comentó el ministro, y agregó que el Gobierno se ha planteado entonces generar “toda una alternativa de formación un poco más libre” como escuelas culturales y de oficios, además de “retomar” la formación técnica.

Aunque el ministro no ofreció cifras sobre criminalidad en el país, admitió que este es uno de los problemas más graves a los que debe hacer frente el Gobierno y señaló que la edad promedio de quienes cometen delitos en Venezuela es de 24 años.

Venezuela, según cifras oficiales cerró 2012 con 16.072 homicidios, un 14 % más que el año precedente, lo que supone 55 muertos por cada 100.000 personas, aunque según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) la tasa real es de 73 por cada 100.000 habitantes.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha puesto el tema de la inseguridad sobre la mesa y recientemente creó el Plan Patria Segura que incluye la salida del Ejército a las calles del país para reforzar la vigilancia en las ciudades.

Fortalecer el sistema educativo y llevar el horario escolar a doble turno es otra estrategia que barajan las autoridades.

El ministro para la Juventud indicó que se llevará a la práctica próximamente para evitar los momentos de ocio en la vida del joven, “para que el chamo entre en la mañana y salga en la tarde cansado”.

La idea de este plan, que se empezaría a implementar en las escuelas públicas a partir del próximo mes de octubre con el inicio del nuevo año escolar, es que los niños y jóvenes reciban clases en el horario matutino y en la tarde haga actividades deportivas, culturales e incluso agrícolas.

Rodríguez dijo, además, que este año se realizará la “Encuesta de Juventudes”, sobre una muestra de 10.000 personas para conocer las inquietudes de los jóvenes mientras que el recién creado Centro de Estudios de la Juventud procesará estos datos y otros que tienen que ver, por ejemplo, con el problema del embarazo adolescente.

Hace un mes el presidente venezolano dijo que en el país se instalarán fábricas de preservativos para hacer frente al problema del embarazo adolescente que, según el Instituto Nacional de Estadística, se observa en el 17 % de los casos de gravidez reportados.

Rodríguez dijo que para abordar el embarazo adolescente no solo se repartirán preservativos y subrayó que hay que romper las barreras de un “falso moralismo” que existe en Venezuela, país en el que no se habla de sexo con niños y jóvenes pero no es mal vista la transmisión de telenovelas con contenido sexual.

“Nosotros creemos que la edad de la iniciación sexual (en Venezuela) está entre los 12 y los 14 años y los padres no aceptan eso, la mayoría de la sociedad no lo acepta”, dijo el ministro, y agregó que a esa edad se le dificulta al joven acceder a los preservativos en farmacias o centros de distribución.

“Estamos trabajando en un sistema de distribución masiva de preservativos en universidades, liceos”, así como en “los lugares a donde masivamente va la juventud como espectáculos culturales y deportivos”, comentó. EFE