Controla el estrés con Mindfulness

Foto: Taringa

Es una técnica que acumula muchos siglos de historia y que, adaptada a Occidente, ayuda a modificar la percepción y el manejo de las distintas situaciones que atravesamos en la vida cotidiana. El licenciado Martín Reynoso, del Departamento de Psicoterapia Cognitiva de INECO, nos cuenta cómo es pasar del “doing mode” (modo hacer) al “being mode” (modo ser) y empezar otra relación con vos misma y con el mundo.

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness es “atención” plena totalizadora, momento a momento sin juzgar. Es una capacidad, una forma de estar atento a lo que ocurre frente a nosotros de una manera amable, penetrativa, y muy sensitiva más que intelectual, aunque no lo descarta. También y por extensión se le llama así al entrenamiento que desarrolla esta capacidad.

¿Cómo se aprende? ¿Es fácil de aplicar en la vida cotidiana?

Se aprende a partir de prácticas que incluyen el reconocimiento y la aceptación de sensaciones físicas, pensamientos y emociones. Podemos ponerlo en práctica en cualquier situación cotidiana, aunque es cierto que, cuando tenemos cierto entrenamiento la activación de este sentir y percibir de manera amable e integral es más sencilla. Cuando aún no establecimos las bases para una aplicación más activa el esfuerzo necesario es mayor.
A esto lo explicamos diciendo que es necesario pasar de un estado mindful a un rasgo duradero mindful, lo que tiene correlatos con cambios en el cerebro también.

¿Por qué sirve para controlar el estrés y minimizar sus daños?

Porque con la práctica de mindfulness aprendemos a modificar la percepción de los estresores (disminuyendo su severidad) y el manejo de los mismos (más ecuánime, menos reactivo, sin buscar un control rígido).

La premisa es saber discernir cuándo podemos realmente modificar algo y cuándo debemos aceptar con un corazón abierto y una mente atenta aquello que no podemos controlar/cambiar.

¿Qué rol juegan el cuerpo y las emociones en el mindfulness? ¿Son actividades más vinculadas a la palabra o todo el cuerpo se pone en juego?

En Mindfulness activamos lo que llamamos el modo de ser (being mode), que es el observar, con atención plena y sin actuar, aquello que nos está aconteciendo, llevando aceptación a la experiencia. Normalmente funcionamos mucho más en el modo de hacer (doing mode), que es el modificar activamente lo que está ocurriendo para que algo sea como queremos que sea.

Cuando comenzamos a reconocer las sensaciones corporales, aceptándolas tal como son, estamos activando el modo de ser, al igual que con las emociones, sin intentar modificarlas sino “transitándolas”, por eso tanto uno como las otras son objetos de atención de Mindfulness.

Entremujeres