Raúl Castro lamenta que la corrupción se vea como algo normal en Cuba

El presidente Raúl Castro arremetió hoy contra la corrupción y la pérdida de valores morales y cívicos en Cuba, donde lamentó que una parte de la sociedad “ha pasado a ver normal el robo al Estado” por lo que llamó a reforzar el orden y la disciplina.
El general Castro dedicó la mayor parte del discurso que ofreció este domingo ante el parlamento de la isla a pintar un sombrío panorama sobre la crisis de valores y el “ambiente de indisciplina” que se ha arraigado en el país y llamó a debatir “con toda crudeza” esa realidad.

“Hemos percibido con dolor, a lo largo de los más de 20 años de período especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás”, lamentó Castro

El presidente cubano se empleó en denunciar una larga lista de indisciplinas, hechos delictivos o comportamientos inadecuados, desde la comercialización ilegal de bienes y servicios, la aceptación de sobornos, las construcciones ilícitas o el fraude académico hasta la chabacanería o el uso indiscriminado de palabras obscenas.

“A pesar de las innegables conquistas educacionales logradas por la Revolución, hemos retrocedido en cultura y civismo ciudadano (…) Tengo la amarga sensación de que somos una sociedad mejor instruida, pero no necesariamente más culta”, espetó Raúl Castro.

Según dijo, se ha “abusado de la nobleza de la Revolución de no acudir al uso de la fuerza de la ley (ante esas situaciones), privilegiando el convencimiento y el trabajo político”, lo que “no ha resultado suficiente”.

Admitió que este problema “no resulta agradable para nadie” y defendió que el primer paso para superarlo de manera efectiva “es reconocer su existencia en toda la dimensión y hurgar en las causas y condiciones” que han propiciado este fenómeno a lo largo de muchos años.

El mandatario reclamó a los órganos estatales y del Gobierno, entre ellos la policía, la Contraloría, la Fiscalía y los Tribunales, a ser los primeros en “dar ejemplo de apego irrestricto a la Ley”, y así reforzar su autoridad ante la sociedad.

Instó a los dirigentes del país desde las instancias nacionales hasta la base, a abandonar “la pasividad y la inercia” en su conducta y dejar de mirar a otro lado cuando hay problemas.

“Basta ya el miedo a buscarse problemas en el cumplimento de nuestros deberes y asumir una mentalidad de orden, disciplina y exigencia”, enfatizó.

El presidente cubano advirtió además de que la lucha contra la ilegalidad no puede convertirse “en una campaña más” y debe ser un movimiento donde toda la sociedad esté implicada aunque reconoció que la solución será un proceso “complejo” que tomará “bastante tiempo”.

A lo largo de su mandato, Raúl Castro ha hecho de la lucha contra la corrupción en una de las banderas de su Gobierno.

Según la Contraloría General de Cuba, los delitos de corrupción más frecuentes en el país son el soborno, el fraude, la evasión fiscal y el tráfico de influencias.EFE