Velocidad de avión siniestrado en San Francisco era baja para aterrizar

(Foto Reuters)

El Boeing 777 de la compañía surcoreana Asiana Airlines, que se estrelló el sábado en el aeropuerto de San Francisco al aterrizar dejando dos muertos, se acercó a la pista a una velocidad “significativamente por debajo” de la normal, anunciaron este domingo las autoridades estadounidenses.

“Durante la maniobra de aproximación, los datos indican que los aceleradores estaban en punto muerto y la velocidad en el aire estaba significativamente por debajo de lo normal”, dijo en rueda de prensa la presidenta de la Agencia estadounidense de Seguridad en el Transporte (NTSB), Deborah Hersman, al presentar un primer informe sobre las datos extraídos de las dos cajas negras del aparato.

Las conversaciones en la cabina permitieron entender que “la petición de uno de los pilotos para acelerar fue enviada siete segundos antes del impacto. Y la petición (a la torre de control) para retomar altitud llegó un segundo y medio” antes de que la cola impactara contra el suelo, reveló la presidenta de la NTSB.

Hersman subrayó que es “demasiado pronto para llegar a una conclusión. Todas las opciones están sobre la mesa”. Horas antes dijo que se “espera interrogar al piloto en los próximos días” para recopilar más información del accidente.

El vuelo 214 de Asiana Airlines salió de Shanghai el viernes, hizo una escala en Seúl y llegó a San Francisco con 291 pasajeros y 16 tripulantes. Además de las dos adolescentes chinas muertas, también hay 182 heridos.

Un agente de la policía federal (FBI), David Johnson, dijo que hasta el momento no hay ningún elemento que permita indicar que el accidente haya sido producto de un acto terrorista.

La Autoridad Federal de Aviación (FAA) estadounidense confirmó que el avión se accidentó al tocar tierra. Testigos del accidente afirman que la cola del aparato golpeó la pista al aterrizar.

El sobreviviente Elliott Stone dijo a CNN que al aproximarse a tierra, el “avión pareció acelerar, como si el piloto supiera que estaba corto” de espacio.

“Y luego la parte de atrás choca y vuela por el aire y las cabezas de todos se chocan contra el techo” del avión, agregó.

El Ministerio de Transportes de Corea del Sur, que envió un equipo de cuatro personas para examinar los restos del fuselaje, también dijo que la cola del avión había tocado la pista en el momento del aterrizaje.

El Boeing yace cerca de la pista, semicalcinado, con la cola separada del resto del fuselaje por unos cien metros.

“Sinceras disculpas”

El titular de Asiana Airlines, Yoon Young-doo, informó en conferencia de prensa que el Boeing 777 fue comprado “en marzo de 2006″. “Hasta donde sabemos no tenía problemas de motor o mecánicos”, afirmó.

Señaló que no hubo un pedido de emergencia previo al aterrizaje y que sus ” pilotos cumplen escrupulosamente con las normas de la aviación”.

“Por favor acepten mis más sinceras disculpas”, dijo. Aseguró que las dos personas que perdieron la vida en el accidente son de nacionalidad china.

Según el Ministerio de Transporte surcoreano, los fallecidos son dos mujeres nacidas en 1996 y 1997.

“Increíble”

“Esto ha sido increíble, y somos muy afortunados de tener tantos sobrevivientes”, señaló el alcalde de San Francisco, Ed Lee. “Pero aún así hay muchos heridos graves”, lamentó.

Dale Carnes, subjefe de Bomberos, dijo que de los 291 pasajeros y 16 tripulantes de la aeronave, 182 resultaron heridos -49 de ellos en estado delicado- y 123 están sanos y salvos.

La mayoría de los heridos sufre parálisis, hemorragias abdominales serias o está inconsciente, informaron este domingo fuentes médicas.

Los médicos diagnosticaron “muchas lesiones abdominales, un gran número de fracturas de columna, algunas de las cuales incluyen parálisis, así como traumatismos craneoencefálicos y múltiples tipos de heridas ortopédicas”, explicó Margaret Knudson, jefa interina de cirugía del Hospital General de San Francisco, donde ingresó la mayoría de los heridos graves.

Dos personas “tienen graves erupciones en la piel, lo que sugiere que fueron arrastrados. No sabemos si estos pacientes estaban fuera del avión y por eso les pasó esto, pero ambos están vivos”, dijo en una rueda de prensa.

En el vuelo que salió de Shanghai e hizo escala en Seúl antes de salir rumbo a San Francisco viajaban 77 coreanos, 141 chinos, 61 estadounidenses y un japonés.

Ansiosos familiares de los pasajeros se aglomeraban en las oficinas de la aerolínea en Seúl para obtener detalles del accidente e información sobre las víctimas.

“Estoy bien”

Un pasajero colgó en Twitter una foto que muestra a gente saliendo del avión, aparentemente sanos y salvos. También se aprecia un tobogán de salvamento desplegado en la parte delantera de la nave.

“Acabo de aterrizar de emergencia en SFO. Cola perdida. Parece que todo el mundo está bien. Yo estoy bien”, escribió David Eun en su cuenta de la red social.

“La nariz del avión estaba más elevada de lo normal para un aparato en fase de aterrizaje, y me dije que era raro”, relató a ABC News Stepehn Dear, un testigo del accidente. “Se fue acercando cada vez más, y vi cómo la cola tocaba el piso”, agregó.

Las condiciones meteorológicas no parecen haber tenido influencia en el accidente, ya que el cielo estaba despejado el sábado en San Francisco.