Asesinan a un periodista en el noreste de Somalia

El periodista somalí Libaan Abdullahi Farah fue asesinado anoche en la región de Galkaio, en el noreste de Somalia, en el autoproclamado territorio independiente de Puntlandia, informaron hoy fuentes próximas a la víctima.


Según dijo a Efe hoy un amigo de la víctima, Abdi Jama, también periodista de profesión, “dos hombres armados dispararon a la víctima, conocida como Liban Qaran, en el barrio de Garsoor, cuando regresaba desde el trabajo a su casa”.

“Dispararon seis veces sobre Liban; en la garganta, el pecho y las piernas y después huyeron”, explicó Jama, quien indicó que el periodista fue trasladado inmediatamente a un hospital de la ciudad, donde solo se pudo confirmar su fallecimiento.

La Unión Nacional de Periodistas Somalíes (NUSOJ, por sus siglas en inglés), condenó el asesinato de Liban Qaran, reportero del canal de televisión Kalsan TV.

“Este es otro asesinato más, que subraya claramente los peligros a los que se enfrentan los periodistas de esta región, y urgimos a que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes”, dijo el presidente del consejo supremo de NUSOJ, Burhan Dahir.

“Quiero enviar mis condolencias a la familia, a los amigos y a los colegas de Liban”, añadió.

La víctima había trabajado para varios medios de comunicación, entre ellos Radio SBC, Radio Daljir, Codka Nabada Radio (La Voz de la Paz), y Royal Television desde 2003 a 2013.

En el momento de su muerte, Qaran, que estaba casado y tenía cinco hijos, trabajaba para Kalsan TV, una cadena de televisión privada que había comenzado sus emisiones recientemente.

Este asesinato eleva el número de periodistas asesinados en Somalia este año a cinco, de los cuales tres eran somalíes.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.

Pese a los avances en el terreno político logrados el pasado año, el nuevo Ejecutivo todavía no cuenta con un control absoluto del territorio, con amplias zonas del centro y el sur de Somalia están bajo dominio de la milicia fundamentalista islámica Al Shabab. EFE