Este ídolo juvenil se dedicará al ballet

Todo tiene como propósito convertirse en una leyenda musical…

El ídolo juvenil del quinteto One Direction está dispuesto a incorporar a su estilo musical aquellos rasgos que han convertido en mito al veterano roquero británico y, en un intento de emular al líder de los Rolling Stones, el joven artista se ha apuntado a clases de ballet con la intención de aprender aquellos cadenciosos movimientos que han erigido a Mick Jagger en uno de los intérpretes en mejor forma del panorama musical internacional.

Para conocer de primera mano los secretos que encierra el físico del famoso músico, Harry se ha puesto en contacto con su entrenador personal, el instructor Torje Eike, para someterse bajo su tutela a la misma rutina que sigue Jagger a diario.

“Harry quiere disfrutar de una carrera tan larga y prolífica como la de Mick Jagger, por lo que ha contratado los servicios del entrenador personal del roquero para seguir exactamente los mismos ejercicios que Jagger lleva practicando desde hace años. No es que Torje le haya descubierto un mundo completamente diferente en términos de ejercicio físico: como él mismo le ha comentado, la clave para mejorar la forma e incrementar la resistencia consiste en dedicarse de lleno al kick-boxing, a los ejercicios cardiovasculares y, sobre todo, a aumentar la masa muscular levantando pesas. Sin embargo, uno de los secretos que explican la vitalidad y flexibilidad de Mick Jagger también reside en el ballet, por lo que Harry no ha dudado en comenzar clases de danza tradicional bajo la recomendación de Torje”, reveló al diario The Sun una fuente cercana al joven vocalista.

Aunque las maratonianas jornadas de gimnasio son la tónica general en la vida diaria de los cinco componentes de la boyband británica –Harry, Niall, Liam, Zayn y Louis están inmersos actualmente en su segunda gira mundial, Take Me Home Tour– el único que por el momento ha querido probar suerte en el mundo de la danza clásica ha sido el carismático rompecorazones, quien querría mejorar de alguna forma lo estático de sus coreografías en el escenario y transformarse así en un bailarín más “delicado”.

“Harry ha tenido que soportar alguna que otra burla, pero ante todo se ha dado cuenta de que no hay bailarín que trabaje más duro que aquel que se dedica al ballet. Todo tiene que ver con el equilibrio, la delicadeza y, sobre todo, la fuerza y tensión musculares. La forma en que Mick Jagger se mueve tiene mucho que ver con todas estas características, y Harry tiene muchas ganas de desarrollar sus propios bailes ante el público, movimientos que le hagan ser tan delicado y sensual como su propio ídolo”, añadió la misma fuente.

E!