Piloto de avión estrellado en San Francisco estaba en entrenamiento

(Foto Reuters)

El piloto del avión de Asiana Airlines que se estrelló el sábado en San Francisco aún estaba “en entrenamiento” para el Boeing 777 cuando intentó aterrizarlo bajo supervisión, informó la aerolínea surcoreana.

Lee Kang-kuk, el segundo piloto menos experimentado de los cuatro que iban a bordo, tenía 43 horas de experiencia volando el avión de larga distancia, dijo el lunes la aerolínea.

La tripulación intentó abortar el aterrizaje menos de dos segundos antes de golpear un malecón, rebotar en la pista del aeropuerto y estallar en llamas.

Este era el primer intento de Lee de aterrizar un 777 en San Francisco, aunque había volado ahí 29 veces en otro tipo de aviones, dijo un funcionario del Ministerio surcoreano de Transporte, Choi Seung-youn. Anteriormente, el ministerio había dicho que el piloto tenía un total de 9.973 horas de vuelo, incluyendo las 43 a los mandos de un 777.

Dos adolescentes chinas murieron y más de 180 personas más resultaron heridas en el accidente, el primero con un Boeing 777 desde que entró en servicio en 1995.

En un giro trágico, el Departamento de Bomberos de San Francisco informó de que uno de los muertos podría haber sido atropellado por uno de los vehículos de emergencia que acudió al lugar del accidente.

“Uno de los fallecidos tenía heridas que concuerdan con las de haber sido atropellado por un vehículo”, dijo la portavoz del departamento Mindy Talmadge. “Había muchos departamentos en el lugar”.

Más de 30 personas continuaban hospitalizadas el domingo por la noche, ocho de ellas en estado crítico.

Asiana dijo que Lee estaba en el asiento del piloto durante el aterrizaje, aunque no está claro si el piloto más veterano, Lee Jeong-min, que tenía 3.220 horas de vuelo con un Boeing 777, intentó tomar los mandos para abortarlo.

Información recabada de las grabaciones de la cabina y del registro de datos de vuelo indicó que no hubo señales de problemas hasta segundos antes del impacto el sábado, cuando la tripulación intentó acelerar, dijo la presidenta de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por su sigla en inglés), Deborah Hersman, en una rueda de prensa en el aeropuerto el domingo.

Una advertencia que causó la sacudida de los mandos sonó cuatro segundos antes del impacto y la tripulación trató de abortar el aterrizaje e iniciar lo que se conoce como una maniobra “de giro” apenas 1,5 segundos antes de que la nave se estrellara, explicó Hersman.

“La velocidad era significativamente menor del objetivo” de 137 nudos, agregó.

Las grabaciones de las cajas negras corroboraron relatos de testigos y un video aficionado, obtenido por la cadena CNN, que mostró que el avión tenía baja velocidad de vuelo y que elevó el morro en un intento por ganar altitud, rebotando después contra el pavimento.

Consultada sobre si la información revisada por la NTSB mostraba errores del piloto en el accidente, Hersman dijo que no podía responder directamente.

“Lo que puedo decirles es que la NTSB está conduciendo investigaciones sumamente exhaustivas. No llegaremos a una conclusión sobre la causa probable en los primeros días después de haber estado en la escena del accidente”, afirmó a periodistas.

Asiana dijo que no parecía que un fallo mecánico fuera un factor en el incidente.

Hersman confirmó que una parte del sistema de aterrizaje del aeropuerto estaba inoperativo el sábado, pero advirtió en contra de sacar conclusiones apresuradas a partir de ese dato, destacando que el mecanismo mencionado no era esencial durante vuelos con buenas condiciones climáticas.

AFP