Snowden invitado polémico a la cumbre del Mercosur

(foto AFP)

El ex consultor de inteligencia estadounidense Edward Snowden, buscado por espionaje por Estados Unidos, se perfila como convidado de piedra en la cumbre del Mercosur del próximo viernes, luego que Venezuela, último llegado al bloque, y Bolivia, en proceso de adhesión, manifestaran su disposición a concederle asilo político.

Si bien el tema no está en la agenda de la cumbre, es probable que sea tratado por los presidentes de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Bolivia, admitió a la AFP una fuente de la Presidencia uruguaya.

Luiz Felipe Lampreia, ex ministro de Relaciones Exteriores de Brasil (1995-2001) coincidió en que “seguramente esto va a figurar muy alto en el programa porque todos los temas políticos tienen ahora la prioridad”.

El fin de semana, Venezuela, Bolivia y Nicaragua desafiaron abiertamente a Estados Unidos al ofrecer asilo a Snowden, quien tras poner al descubierto un programa de los servicios de inteligencia estadounidenses para espiar llamadas telefónicas y comunicaciones por internet, está varado desde hace dos semanas en el aeropuerto de Moscú.

Este lunes, el embajador de Nicaragua en Rusia indicó que Snowden envió una petición de asilo que ya fue enviada a Nicaragua para que el presidente Daniel Ortega la examine.

Los anuncios ocurrieron luego que la semana pasada se desatara un fuerte roce diplomático con cuatro países europeos que prohibieron el paso del avión presidencial del presidente boliviano Evo Morales, procedente de Rusia, por sospechas de que Snowden viajaba en él.

Morales recibió el respaldo del Mercosur y la Unasur, así como el fuerte apoyo de sus pares de Argentina, Bolivia, Ecuador, Surinam, Uruguay y Venezuela, que viajaron a Bolivia para una reunión de urgencia a la que Brasil, Perú, Chile, Colombia y Guyana enviaron representantes de menor rango.

Ahora, Bolivia -que firmó en diciembre su ingreso al bloque, pero aún falta la ratificación de los parlamentos de cada miembro para completar la adhesión- espera un respaldo explícito a su presidente. AFP

“El Mercosur es un organismo internacional que no tiene ningún tipo de mecanismo de coacción que obligue a los países europeos a disculparse” por lo que “lo que se espera es un pronunciamiento de apoyo a Morales”, dijo a la AFP Carlos Cordero, catedrático de la universidad estatal de La Paz y de universidades privadas.

Para el analista político boliviano, “Morales ha convertido un incidente desafortunado de tráfico aéreo en una crisis diplomática y la crisis diplomática en un éxito político que concita la solidaridad de países e internamente el repudio y malestar de muchos bolivianos respecto a la Unión Europea”.

Cordero añadió que con el incidente el mandatario boliviano “ha dado un paso adelante en cuanto a ver quién ocupa el liderazgo dejado por Hugo Chávez y el presidente boliviano a nivel continental está un paso por delante de figuras como (el ecuatoriano Rafael) Correa o incluso Lula da Silva. Se ha ganado un espacio propio de liderazgo continental”.

En cambio, Lampreia cree que el incidente le dará rédito a Morales solo en su país.

“Fue un acto injusto e innecesario, pero eso lo valoriza con los bolivianos, para fines políticos electorales”, dijo a la AFP quien es actualmente vicepresidente emérito del Consejo curador del Centro Brasilero de Relaciones Internacionales.

“En términos internacionales es una cosa pasajera”, sostuvo.

Aunque Brasil manifestó su “indignación” por el incidente con Morales, se ha distanciado del caso de Snowden.

La semana pasada indicó que no respondería formalmente a un pedido de asilo del informático estadounidense y tras una dura protesta el fin de semana por denuncias de espionaje estadounidense en Brasil, publicadas en el diario O Globo, este lunes el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, se declaró “alentado” por la “disposición al diálogo” de Estados Unidos.

De hecho, para octubre está prevista una visita de Estado de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, la primera de un mandatario brasileño desde 1995.