Gerentes pagaron millones de dólares para tapar la corrupción en Ferrominera

Manifestaron miedo de ser involucrados en un expediente titulado “la mafia del hierro”. El coronel Juan Carlos Álvarez Dionisi amenazaba a gerentes, clientes y al presidente de Ferrominera Orinoco con organigramas, contratos y nombres de empresas que, según la investigación de la División de Asuntos Especiales de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM), estaban involucrados en hechos ilícitos. correodelcaroni.com / Clavel A. Rangel Jiménez

(foto Willian Urdaneta)

Sin mucha resistencia, los extorsionados pagaron millones de dólares en temor a la actuación “inescrupulosa” del coronel. Álvarez se valía de su cargo como jefe de la División, de su fama detrás de la investigación de la “mafia de la cabilla” y de la posterior detención del ex gerente de comercialización de Sidor, Luis Salvador Velásquez, para presionar a los funcionarios.

Fue así como logró hacerse de sumas millonarias, depositadas en cuentas en el exterior, durante el ejercicio de sus funciones en Guayana a partir de 2011.

Ante cualquier contratiempo, Álvarez Dionisi contactaba con el empresario y abogado, Yamal Mustafá -señalado por el diputado Andrés Velásquez como testaferro del gobernador del estado Bolívar Francisco Rangel Gómez- , con Carlos Vieira (de Viherca) y éste a su vez con el presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh, quien hacía los contactos y resolvía con los clientes el pago.

Estas afirmaciones se desprenden del expediente de Álvarez Dionisi, contentivo de entrevistas hechas por la DGCIM, cuya copia fue entregada al diputado de La Causa Radical, Andrés Velásquez, de manera anónima.

Según el expediente en tribunales, la detención de Álvarez se logra por la denuncia del ex gerente de comercialización y ventas de Ferrominera Orinoco, Juan Aníbal Vásquez, quien acude al organismo en calidad de víctima.

El 5 de mayo de 2013, el ex gerente declara al organismo militar haber escuchado rumores de que había un expediente abierto y que tenía conocimiento de gente que quería involucrarlo para dañar su reputación.

Por el “terrorismo psicológico” Vásquez alcanzó a pagar 2 de los 3 millones de dólares a través de “contactos internacionales” y su asistencia a la empresa Miami Trust.

Para leer la nota completa pulse Aquí