Gusanos se comían a ganadero liberado

Lo encontraron con una descompensación severa, crisis hipertensiva, crisis hiperglicémica, cinco úlceras en los pies y gusanos en una herida en el cuello. Anoche lo trasladaron de emergencia a un hospital. Es el primero de cuatro secuestrados el pasado fin de semana que dejan libre, informa La Verdad.

Por José Manuel Sánchez / Machiques / [email protected]

En las inmediaciones de la Sierra de Perijá y en precarias condiciones de salud, liberaron este jueves en la madrugada a Raúl Antonio Carrillo Moreno (52), administrador de la finca San Inés, a quien secuestraron junto al productor Eldis Alvarado (60) y al obrero Freddy Júnior Sierra (20), en el sector Aricuaizá el pasado 5 de julio a las 10.00 de la mañana.

“Está muy delicado de salud porque presenta deshidratación, una descompensación severa, crisis hipertensiva, crisis hiperglicémica y cinco úlceras en los pies”, informó uno de sus familiares que lo acompañaban en la clínica Santa María de La Villa, donde fue trasladado para una evaluación médica que lo refirió a un hospital en Maracaibo.

Tras cinco días en cautiverio, Carrillo hizo su entrada a Machiques a bordo de una chirrinchera. Llegó hasta la casa de una tía a las 6.00 de la mañana luego de una larga caminata. La pariente se comunicó con el resto de la familia para informar sobre la buena nueva. Tras una rápida reunión decidieron trasladarlo a un centro asistencial privado del poblado para ser evaluado. El diagnóstico no era nada alentador.

Carrillo dio a entender que su boleto de salida del cautiverio lo obtuvo por las dos últimas complicaciones. Al parecer, los secuestradores no contaban con que su diabetes fuera tan severa. Decidieron liberarlo porque las heridas en sus pies se estaban complicando y no contaban con la atención médica necesaria para él.

La noche del miércoles lo apartaron del grupo y se lo llevaron caminando en un recorrido de 14 horas hasta un sector conocido como La Puerta del Indio, en El Tokuko, parroquia Libertad. Allí tomo el vehículo que lo condujo hasta su libertad.

Al parecer, la familia no pagó rescate. No tienen recursos y tampoco fue rescatado. “Los secuestradores que lo mantuvieron encapuchado todo el tiempo, notaron que Carrillo ya no podía desplazarse por sus malas condiciones. Decidieron llevarlo hasta un sitio clave para liberarlo, caminó unas 14 horas y luego apareció solo a las 7.00 de la mañana en La Cuesta del Padre, vía El Tokuko. Un vehículo de la Circunvalación 1 de Machiques lo llevó hasta su casa”.

Silencio absoluto   

Los parientes de Carrillo no son los únicos que mantienen su hermetismo. Los organismos que investigan el cuádruple secuestro se conservan en silencio. Sin embargo, la presencia, mayormente militar se mantiene en la zona. La directiva  regional de la Policía científica coordina las experticias pertinentes del caso.

Debido a su estado de salud, el administrador de la hacienda Santa Inés, no ha sido interrogado sobre el secuestro. Sin embargo, el hombre informó que las otros plagiados que se encontraban con él, dentro de lo que cabe, se encuentran bien.

Fuentes ligadas a la investigación informaron que hasta ahora la hipótesis que manejan es que el crimen lo cometieron miembros del hampa común. Hasta ahora no se han comunicado con los allegados de los otros plagiados.

Los otros

Freddy Rincón. 21 años. Trabajador de la finca Santa Inés. Viajaba con Carrillo y Alvarado cuando los secuestraron.

Herdis Alvarado. 47 años. Propietario de la hacienda El Milagro del Cielo. La camioneta donde viajaba la recuperaron.

Neuro Chacín. 45 años. Productor agropecuario de la zona de El Tokuko, en la sierra de Perijá. Su finca está ubicada en la zona de demarcación.