Seis fallecidos en accidente de tren descarrillado en París

Al menos seis personas resultaron muertas y varias decenas heridas hoy por el descarrilamiento de un tren a unos cuarenta kilómetros al sur de París, de donde había salido, en la mayor catástrofe ferroviaria de Francia desde 1988. EFE

Casi cuatro horas después de que ocurriera el siniestro en la estación de Bretigny sur Orge y mientras continuaban las labores de rescate, el presidente francés, François Hollande, facilitó a las 21.00 hora local (19.00 GMT) un balance de víctimas que todavía puede variar.

Hollande, quien se reunió en el lugar de los hechos con responsables policiales y de los bomberos, señaló que además de los seis fallecidos contabilizados hay veintidós heridos graves, uno de ellos entre la vida y la muerte.

Ante los medios de comunicación, reconoció que se va a tardar tiempo en reconocer a los fallecidos y en poder informar a sus familias, a las que por adelantado quiso mostrar la “solidaridad” del país.

En cuanto a las causas del suceso, eludió especular e incluso desmintió los rumores de que se hubieran hecho obras recientemente en la estación de Bretigny.

Se limitó a decir que los testimonios recopilados indican que “hubo un choque”, pero no se conoce su naturaleza, algo que garantizó que aclararán las tres investigaciones, sin descartar “ninguna hipótesis”, que van a llevar a cabo la justicia, la compañía ferroviaria SNCF y el Ministerio de Transportes.

“Francia es un país que cuando se produce una catástrofe es capaz de hacerle frente”, afirmó Hollande, quien reconoció que la Fiesta Nacional francesa el próximo domingo va a que dar enlutada, al tiempo que lanzó un mensaje de “solidaridad”.

En total, recibieron algún tipo de asistencia sanitaria unos 190 de los alrededor de 370 pasajeros que había en el interior del tren accidentado, el cual había salido a las 16.53 hora local (14.53 GMT) de la estación parisina de Austerlitz con destino a Limoges.

Un cuarto de hora más tarde, cuando pasaba por Bretigny sur Orge -donde no tenía parada- todos los vagones a partir del tercero descarrilaron y algunos incluso volcaron.

Pasajeros sintieron “una especie de choque”

Una pasajera que contó su experiencia a la emisora “France Info” aseguró que notaron una especie de choque y que “el tren frenaba brutalmente” y se paraba: “Creí que había llegado mi última hora”.

El presidente de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), Guillaume Pépy, habló de “catástrofe ferroviaria” y garantizó una “total transparencia” en la investigación sobre los motivos del incidente.

“Es demasiado pronto. Los expertos están haciendo constataciones”, agregó Pépy, quien insistió en que la prioridad por el momento es prestar asistencia a las víctimas.

Para que los especialistas puedan trabajar con total libertad y para que se pueda retirar el tren siniestrado, en los tres próximos días no circularán ferrocarriles por Bretigny sur Orge, que es un importante nudo para los servicios de cercanías de París y para las conexiones entre la capital y el sur por Orleans.

Además, el tráfico esta tarde -en plena operación salida por el comienzo de las vacaciones para muchos franceses- tuvo que ser suspendido en Austerlitz, lo que afectó a miles de personas.

Una portavoz del sindicato policial Alliance explicó a la emisora “Europe 1″ que, cuando los primeros agentes llegaron a la estación tras ser avisados del descarrilamiento, se encontraron con un grupo de ladrones que estaba desvalijando a los accidentados, y en particular a los muertos.

El de hoy es el mayor desastre ferroviario en Francia desde el que se produjo en la estación de Lyon de París en 1988, en el que murieron 56 personas.