Todo lo que debes saber sobre el clítoris

(foto archivo)

El clítoris es el guardián de los secretos del placer femenino. Para develar todos sus misterios, hay que acercarse a él con cuidado… A continuación vamos a surcar su húmedo reino para que puedas sentarte en su trono.

La primera clave: ¿dónde está?

Pues es esa pequeña protuberancia se sitúa en la comisura de los labios vaginales, bajo el pubis. Mide entre 3 y 6 milímetros. Aunque excitado puede duplicar su tamaño y tiene entre dos y tres veces más terminaciones nerviosas que el pene.

Hablando de tamaños, ese pequeño bultito que percibimos no es más que la punta del iceberg: el 90% de su tamaño se sitúa escondido en el interior del cuerpo. Para empezar, tiene un tronco que mide entre 25 y 35 milímetros y entre 3 y 5 mm de anchura. De ahí parten sus raíces que se extienden bajo el hueso del pubis, pasan por cada lado de la vulva y terminan prácticamente al otro lado de los labios.

En total, su tamaño es mayor que el del pene, por eso las mujeres necesitan más tiempo para excitarse (el que tardan en llenarse de sangre los cuerpos cavernosos que lo forman). Cuando esto ocurre, aparecen signos evidentes: hinchazón, endurecimiento, calor y enrojecimiento.

Las mejores caricias

La historia durante mucho tiempo ha sido interpretada a través de la mirada masculina. En lo que respecta a la sexualidad, pasa lo mismo. El acto sexual estaba considerado como algo meramente utilitario (para la reproducción), que a lo sumo servía para el placer exclusivo del hombre. Y si él consentía a “concederle” a la mujer algún preliminar no era sino con idea de “prepararla” para el coito vaginal, porque se suponía que la mujer, como el hombre, sólo podía extraer placer sexual de la penetración vaginal. ¡Craso error! La mejor manera de que la mujer goce es activar el pequeño botón de oro. Durante siglos, el clítoris ha sido un desconocido.

Más información en UnTipoSerio