Expresidente peruano en tremendo problema por millonarias compras de su suegra

El expresidente de Perú Alejandro Toledo (2001-2006) responderá este lunes ante la Fiscalía sobre las millonarias compras inmobiliarias de su suegra, Eva Fernenbug, investigada a su vez por presunto lavado de activos, informaron hoy fuentes judiciales. EFE

Toledo acudirá, en calidad de testigo, para responder por la compra de una lujosa casa y una exclusiva oficina en Lima por casi cinco millones de dólares realizada el año pasado por Fernenbug, de 85 años y nacionalidad belga, a través de la empresa Ecoteva fundada en Costa Rica.

El exgobernante dijo inicialmente que su suegra había comprado la casa con sus ahorros y con dinero recibido por ser sobreviviente del holocausto nazi, pero después declaró que la mujer había recibido un préstamo, a través de Ecoteva, con el aval del empresario Josef Maiman.

La hipoteca por tres millones de dólares, para la adquisición de la casa, fue pagada en tres meses, de acuerdo a las investigaciones preliminares.

Toledo, que es investigado también por presunto enriquecimiento ilícito, intervino en la creación de la empresa Ecoteva en Costa Rica, mientras que su esposa, Eliane Karp, coordinó la compra de la casa, según los testimonios recogidos por la Fiscalía.

Karp también ha sido citada por la Fiscalía para que responda a un interrogatorio el próximo miércoles en Lima.

La semana pasada, una sala penal de la Corte Superior de Lima ordenó el embargo, por 90 días, de los inmuebles en Perú de Fernenbug para que no puedan “gravarse, transferirse, ocultarse ni desaparecer”, mientras duran las investigaciones del Ministerio Público.

Además, la Fiscalía ha ordenado el levantamiento del secreto bancario y la reserva tributaria de Toledo, y ha solicitado información financiera a Costa Rica sobre las empresas vinculadas al exmandatario en ese país centroamericano.

La prensa peruana denunció en junio pasado que el empresario y político de República Dominicana Félix Bautista, denunciado en su país por lavado de activos, hizo aportes por 1,2 millones de soles (menos de medio millón de dólares) al partido de Toledo en la campaña presidencial de 2011, que ganó el actual mandatario de Perú, Ollanta Humala.

Toledo sostuvo una reunión el viernes pasado con los congresistas de su partido, Perú Posible, para insistir en que la compra de los inmuebles fue hecha por Fernenbug y su amigo el empresario Josef Maiman.

“La hipótesis de posible acto de corrupción con dinero mal habido ha sido descartada y los abogados ya están trabajando en ello”, indicó el legislador Renán Espinoza a su salida de la cita con Toledo y su abogado Luciano López