En Cabudare no hay carne ni pollo

Foto El Impulso

Entre viernes y sábado, todo el inventario de carne y pollo se agotó en carnicerías y frigoríficos de Palavecino, incluyendo los dos Mercal existentes y las bodegas denominadas mercalitos, aunque en estas redes de distribución de alimentos del Gobierno, “muy raramente se venden estos rubros”, afirmaron los consumidores en largas colas a las afueras de estos establecimientos, así lo publicó Luis Alberto Perozo Padua  de El Impulso.

Yadan García, encargado de un frigorífico en pleno centro de Cabudare, observó que “es imposible vender carne y pollo a precios de regulación toda vez ningún matadero despacha estos rubros a precios de Gaceta, ni siquiera el Gobierno”.

Expresó García que los precios de la carne necesariamente deben ser revisados porque la inflación arropó este mercado sin subsidio.

-El cochino tiene un precio regulado de 14 bolívares al mayor y a 16 de venta al público, pero quién puede criar este animal para vender a ese precio, inquirió.

Se paga más cara
Detalló que los frigoríficos compran la carne en canal, a 50 bolívares el kilogramo, pieza entera con huesos, pellejo y grasa, y puede llegar a pesar 300 kilos, para luego de limpiarse y sacar los cortes correspondientes, se pierde un 30%.

-El Gobierno pretende que los carniceros compremos a 50 bolívares y vendamos a 27 cada corte de primera, sin hueso, sin pellejo, sin grasa, resumió García.

Lea la nota completa en El Impulso