Marcos Hernández López: La significación del poder mediático Chavista

Publicado en: Opinión

El predominio de la lógica de los medios se intensifica con el desencanto de lo político en la ciudadanía. La mayoría de los partidos políticos se agotaron de contenido ideológico y de proyecto teórico. Un vacío de lo social, de lo colectivo. Por supuesto que no es responsabilidad de los medios de comunicación el que los partidos políticos se hayan vaciado de ideología, sino de “disminución simbólica” de los mismos partidos que los llevó a convertirse en solo maquinarias de poder político electoral dentro de un espacio generalizado de la sociedad. En este escenario de contrariedades y de pérdidas de razones, es donde se viven y se desarrollan la dinámica política y las campañas electorales. Es en este contexto, donde los medios de comunicación imponen sus lógicas, sus contenidos, sus enfoques, sus formas en la construcción de las realidades políticas.

Si hablamos de lo electoral, las campañas políticas en este país pasan a ser más entretenimiento que racionalidad. Como lo menciona un especialista, al desarrollar su planteamiento de la telepolítica en América Latina, “no basta con ser presidente, sino que hay que parecerlo” y los que lo parecen son gracias a las estrategias de comunicación utilizadas: entre ellas esta responder a formatos mediáticos que son “consumidos” por las personas, en este caso, los ciudadanos que emiten su voto. Uno de los productos de la industria cultural más consumidos en Latinoamérica es la telenovela, la lógica de formato y de sus narrativas también es utilizada en las campañas electorales o en los discursos utilizados por algunos funcionarios de la gestión pública.

Una de las derivaciones de la mediatización de la política en Venezuela y concretamente en tiempo de Chávez, se impuso lo que se denomina la “espectacularización de la política” o “farandulización” de la política. Este concepto como se interpreta como “la utilización de códigos, figuras y lógicas del entretenimiento y del mundo del espectáculo en el ámbito político. En este contexto del espectáculo, de construcción de espectacularización, las imágenes, las emociones y las apariencias adquieren mucha jerarquía. Estudiosos de la materia sostienen que “la política se convierte en un ritual personalizado con visos de espectáculo que se vale de un lenguaje de imágenes”.

Los medios de comunicación en un 72% son controlados por el gobierno nacional y van por más medios, indiscutiblemente el régimen tiene el poder del dinero para hacerlo. Nicolás Maduro necesita legitimarse a lo interno de su país, ante los millones de venezolanos que no votaron por él, los estrategas del oficialismo que manejan el poder mediático saben que con una estrategia bien diseñada pueden desmontar emocionalmente a la mayoría de sus adversarios políticos. La mediatización de la política oficialista también trata de reflotar la revolución que está añejada, se nota fatigada, tiene 15 años en el poder central y son varios los indicadores negativos que juzgan su efectividad en la calidad de vida de todos los venezolanos.
A pesar de la apatía o de la desmotivación temporal que puedan tener algunos opositores, un 55% de la población electoralmente activa según nuestros estudios, está en sintonía con lo que diga su líder, representa una ilusión real para llegar al poder en un futuro cercano. Capriles está en las calles de Miranda y en toda Venezuela en contacto directo con la gente, no obstante, entre algunas debilidades mediática ya no cuenta con su antiguo aliado político Globovisión, esta estrategia de calle a pesar de ciertos obstáculos lo está favoreciendo como táctica para apuntalar su liderazgo en Venezuela.
Los medios televisivos controlados por el Estado Venezolano, con sus propagandas electoreras nos puede llevar a malinterpretar la verdadera función de la comunicación política moderna, cuya finalidad mucho dista de reemplazar ideas por imágenes. Por el contrario, su verdadero objetivo es poner las imágenes al servicio de las ideas. Por ello, es necesario advertir acerca de los peligros que una visión distorsionada de la política a modelos de perversidad, mentiras y terrorismo psicológico.

Para algunos especialistas en estrategias políticas y electorales, “el espacio de la magia de la publicidad política no debe nunca sustituir el debate de ideas”. Sin embargo, es significativo puntualizar el gobierno revolucionario se apoya en una utilización de sofisticadas técnicas comunicacionales, se trata de un complejo proceso vinculado a dos fenómenos sociales de profundas consecuencias políticas y apuntan hacia: la mediatización de la sociedad y la confusión valorativa de sus prioridades electorales.

Los medios de comunicación son relevante para las obtener informaciones, venga del lado del gobierno u oposición, no hay que olvidar que la información es poder al momento de construir estrategias, lo mediático puede hacer de una mentira una verdad, o inversamente, y más en tiempos de las revoluciones tecnológicas, apuntaladas en las redes sociales, internet, los blogs etc, estos medios ocupan un espacio significativo paras perfeccionar o potenciar los objetivos.

Director de la consultora Hernández Hercon

marcoshernándezló[email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44

Comments are closed.