Comerciantes se encadenan para impedir cierre de carnicería

En rechazo a lo que calificaron de atropello y abuso de poder por parte de la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), directivos de la Cámara de Comercio e Industria del estado Bolívar y propietarios y trabajadores de varios expendios de carne en la capital del municipio Heres, se encadenaron, este martes, en el interior de una carnicería para evitar se ejecutara una medida de cierre indefinido.

Carolina Maffia /Correo del Caroní

“Con esto simplemente los empresarios y comerciantes estamos diciendo no a la arbitrariedad, no al atropello y al abuso de poder”, dijo el presidente del gremio empresarial, Román Aziz, quien decidió esposarse a una de las cavas de carne, y junto a él, también, varios carniceros.

Aziz explicó que las “órdenes” de los funcionarios públicos no pueden estar por encima de lo establecido en la Constitución y las leyes, señalando que se pretende ejecutar una sanción por capricho o retaliación.

SADA en silencioLos funcionarios de la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA) se mantuvieron en silencio ante los medios. Sólo se dijo que el cierre debía concretarse y estaba justificado por acaparamiento y ausencia de facturas sobre algunos rubros bajo regulación, localizados en los depósitos del expendió de víveres y carne.

Dijo que defenderán el estado de derecho como puedan, incluso encadenados a las cavas de carne en el interior de Abastos y Carnicería Sucre, perteneciente al vicepresidente de la Asociación de Carniceros del estado Bolívar (Asocarnebol), sobre quien recayó la medida de cierre indefinida.

La decisión de encadenarse de comerciantes y carniceros, así como de trabajadores, se debió a la sanción de cierre con que llegaron ayer funcionarios del SADA, alegando que cumplían “órdenes” desde Caracas. Aziz señaló que no pueden seguir permitiendo que se sigan aplicando sanciones de esa manera, sin justificaciones, y por encima de los estamentos legales.

Acotó que está en disposición de dialogar, mas no de dejar se sigan atropellando sus derechos.

Afirmó que solicitaron la presencia de un fiscal del Ministerio Público, sin embargo, se enteraron de que éstos no se inmiscuyen en los procedimientos ejecutados por Indepabis y SADA.

Pase de factura
Para los directivos del gremio empresarial la acción del organismo nacional no puede ser vista más que como un pase de factura.

Aziz señaló que con ese acto “lo único que se buscó fue hacer ver de manera transparente lo que son los verdaderos costos en la producción y comercialización de la carne”. Los carniceros -dijo- sólo esperan claridad en los precios de la carne, considerando que con la regulación es casi imposible mantener arriba las santamarías.

“No entendemos qué se pretende, porque si se busca acabar con el país, entonces vamos por el camino correcto”, añadió.

Todavía, pasadas las 4:00 de la tarde, carniceros, trabajadores y directivos del gremio comercial mantenían sus brazos atados con una cadena en el interior de la carnicería sancionada por el SADA.