El capo obsesivo con los teléfonos inteligentes

En agosto del 2012 diferentes agencias de inteligencia internacionales se mostraron preocupadas porque tenían serios indicios de que Diego Pérez, conocido como ‘Diego Rastrojo’, jefe militar de la banda los ‘Rastrojos’, continuaba delinquiendo desde su celda de máxima seguridad de la cárcel La Picota.

Pérez fue capturado en junio de ese año en el municipio Rojas del estado venezolano de Barinas, en una operación de la Policía colombiana coordinada por la Oficina Nacional Antidrogas. Era el ‘capo de capos’ de una de las bandas criminales más poderosas del país, que se baten a sangre y fuego con los ‘Urabeños’ en más de 10 departamentos.

Tan solo dos semanas después de estar en La Picota, a mediados de agosto de ese año, ‘Diego Rastrojo’ ordenó a sus lugartenientes comprar 30 camionetas Dimax en varias ciudades del Valle para entregarlas a varios de sus lugartenientes con los que continúa delinquiendo.

En ese entonces le fueron hallados dos teléfonos BlackBerry que mantenía ocultos en su celda para dar órdenes y recibir reportes de lo que está pasando con sus negocios. Cada uno de estos aparatos le era presuntamente suministrado por algunos miembros de la guardia, que se los vendieron a un precio de cinco millones cada uno.

‘Rastrojo’, entonces, fue trasladado a la cárcel de Girón, cerca de Bucaramanga, pero su obsesión por los teléfonos inteligentes no acabó. Este martes el propio director del INPEC informó que a este peligroso delincuente le fue hallado en su celda un nuevo BlackBerry.

Más información en Semana.com