“Fui violado cuando era infante de marina”

“El abuso sexual entre los militares no es una cuestión de género, sino de control, de poder”, asegura Jeremiah Arbogast, un exinfante de marina cuya violación casi lo llevó al suicidio y que hoy se dedica a luchar para defender a otros jóvenes, reseña BBC Mundo.

Un estudio del Departamento de Defensa de Estados Unidos estimó que 26.000 hombres y mujeres fueron blanco de algún tipo de “contacto sexual no solicitado” en 2012.

Sin embargo, sólo 3.374 incidentes fueron reportados, pero apenas 302 casos llegaron a un tribunal.

El debate hasta ahora se ha centrado en el abuso de mujeres, que constituyen el 15% del personal militar. Pero miles de hombres también son víctimas.

Arbogast fue violado por un sargento mientras se encontraba en servicio activo en una base. El trauma del abuso casi llevó al ex militar al suicidio y tuvo un profundo impacto en su familia.