Conocer la historia médica familiar es clave para prevenir un infarto

Referencial

 ¿Sabías que si tuviste un pariente cercano que falleció por un Síndrome Coronario Agudo (SCA) a una edad temprana (hombres y mujeres antes de los 55 y 65 años, respectivamente), tu posibilidad de padecer la misma patología es altísima? Los factores de riesgo no modificables de la enfermedad cardiovascular como la herencia, la edad y el sexo (en general, los hombres tienen mayor predisposición que las mujeres) constituyen alarmas permanentes que se deben tener en cuenta en cualquier momento de la vida.

De ahí la importancia de conocer no sólo los antecedentes familiares de eventos cardíacos, sino también la presencia o no de factores de riesgo modificables de SCA como la hipertensión, obesidad, diabetes, colesterol y triglicéridos altos. “El hijo de un diabético o hipertenso tiene entre 1,5 y 2 veces más probabilidades de desarrollar diabetes o tensión alta. Si bien la herencia o predisposición genética no se pueden modificar, sí podemos trabajar sobre los factores ambientales para evitar que la patología cardíaca se manifieste. Por ello, es necesario adoptar un estilo de vida saludable lo más pronto posible”, así lo afirmó el médico internista y cardiólogo, Dr. Roger Uzcátegui, quien destacó que el médico tratante juega un rol fundamental al concienciar al paciente sobre el nivel de riesgo que tiene de desarrollar una enfermedad cardiovascular a temprana edad, si los hábitos de vida no son modificados tiempo.

La Asociación Americana del Corazón enumera una lista de recomendaciones para prevenir un evento cardíaco. En primer lugar, no fume ni consuma productos del tabaco. En segundo lugar, examine su presión arterial con frecuencia y manténganla en menos de 120/80 mm-Hg. En tercer lugar, siga una dieta saludable, rica en fibras; elimine las grasas saturadas y aumente el consumo de vegetales y frutas. En cuarto lugar, realice cada semana por lo menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada, o 75 minutos de intensidad vigorosa (o una combinación). En quinto lugar, procure un peso saludable (masa corporal de menos de 25 Kg/m2). Por último, mantenga el colesterol total en menos de 200 mg/dl y la glucemia en ayunas en menos 100 mg/dl.