Se cumple un año de la muerte de Oswaldo Payá

Foto cortesía Infobae

Oswaldo Payá dedicó su vida a militar por la democracia y el respeto por los derechos humanos en Cuba, por lo que pagó un precio muy alto: el constante hostigamiento por parte del régimen de los hermanos Fidel y Raúl Castro, lo que en muchas oportunidades supuso su detención en las peores condiciones.

 

Su militancia contra la opresión comenzó desde su juventud. A los 16 años, mientras hacía el servicio militar, se negó a transportar a un grupo de prisioneros políticos, lo que le valió una condena a trabajos forzados.

 

Al salir del ejército, estudió física e ingeniería, y entró a trabajar en el taller provincial de electromedicina. También continuó con su activismo político y en 1988 participó de la fundación del Movimiento Cristiano Liberación.

Una muerte sospechosa

Payá viajaba en un auto rentado en una carretera de la provincia de Granma, ubicada unos 800 kilómetrosal este de La Habana.Loacompañaban el activista disidente Harold Cepero, que también falleció; el español Ángel Carromero, que era quien manejaba; y el sueco Jens Aron Modig, que resultó ileso.

 

La versión oficial indica que en determinado momento Carromero perdió el control del vehículo y se estrelló contra un árbol. Pero inmediatamente después de producido el accidente, empezaron a circular relatos muy diferentes.

 

“Las informaciones que nos brindaron los muchachos que viajaban con él es que había un auto intentando sacarlos de la carretera, embistiéndolos en todo momento. Así que pensamos que esto no fue un accidente, que les querían hacer daño y terminaron matando a mi padre”, dijo por esas horas María Rosa Payá, su hija.

Más detalles de esta información en Infobae.