Rabia, consternación y miedo tras masacre en Caicara del Orinoco

Luego del ajusticiamiento de ocho personas dentro de una casa en el sector Kumoto, en el urbanismo General Manuel Cedeño, de Caicara del Orinoco, no queda más que rabia, consternación y miedo por parte de los residentes de la zona. Mientras esto sucede, las autoridades del estado Bolívar se mantienen herméticas ante la masacre, publica Correo del Caroní.

Maisdulin Younis
[email protected]

Fuentes no oficiales señalan que el ataque guarda relación con un conflicto sindical y que los sicarios iban en búsqueda de dos de las ocho personas que estaban reunidas en el lugar del crimen, no obstante los mataron a todos, posiblemente para no dejar testigos.

El Ministerio Público presentará en las próximas horas ante el Tribunal 3º de Control del estado Bolívar, a cuatro hombres por estar presuntamente vinculados con la muerte de las ocho víctimas fatales.

“Si hubiesen sido 15, 15 los matan, fueron con intención de no dejar a nadie vivo y mataron a los ocho que estaban”, indicó una fuente ligada al caso, manifestaron que de seis de los autores materiales, entre la policía científica (Cicpc) y la Guardia Nacional (GNB) han logrado la detención de dos de los presuntos responsables, además de la recuperación de dos motos que pertenecían a las víctimas.

Voz en silencio
Representantes de los consejos comunales en la entidad han señalado que el pueblo “está de luto ante la masacre jamás vista en nuestro pueblo”. Una residente del lugar sostiene que desde el sábado la población está sumergida en el miedo y la rabia ante lo ocurrido.

Aseguran que la zona ha sido tomada por “sicarios, guerrilleros y droga que lo que han traído es muertes y droga. Los sindicalistas están acabando con todo y para formar parte de ellos solo es necesario tener una pistola y matar, aquí nadie puede hablar, el que lo hace muere, la Patria Segura les queda grande”. Exigen que las autoridades informen que está sucediendo.

Durante el ataque de la madrugada de este sábado murieron Pedro Rafael Morales, quien fuese un adolescente de 16 años, Wilkar Adrian Rodríguez, Manuel Prieto Pérez, ambos de 18 años, Yonny Enrique Ferrer Peralta, de 35, Nelson Antonio Sánchez Álvarez, de 19, Dennys Ávila Oliver, de 28, Rubén Alexander Cavío González, de 20 y otro ciudadano aún no identificado y que presuntamente residía en San Félix.