Al menos 77 muertos y 143 heridos al descarrilar un tren en España (Fotos)

Foto: EFE

Al menos 77 personas murieron y 143 resultaron heridas en el descarrilamiento de un tren cerca de Santiago de Compostela (Galicia, noroeste de España), que, según la prensa española, se habría producido por un exceso de velocidad.

Los forenses hallaron 73 cuerpos sin vida en el lugar del accidente y otras cuatro personas fallecieron en el hospital, indicó a la AFP una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que precisó que “la cifra sigue siendo provisional”.

El número de víctimas puede aumentar ya que aun queda uno de los vagones por inspeccionar, explicó esta fuente, que cifró en 143 el número de heridos en el accidente, el peor de los últimos 40 años en España.

El siniestro tuvo lugar en una curva cerrada cerca de la estación de Santiago de Compostela, donde el tren se salió de la vía y los vagones quedaron volcados sobre un lateral, algunos apoyados contra un talud.

“Estaba en casa y oí un sonido como un trueno muy grande y vi mucho humo negro. Era un desastre. La gente gritaba”, explicó a la AFP María Teresa Ramos de 62 años, que vive a pocos metros de donde se produjo el descarrilamiento.

Un hombre de 39 años, Francisco Otero, contó a la AFP que llegó al lugar del accidente “al cabo de un minuto” para ver como “los vecinos intentaron sacar a la gente atrapada, con picos, mazas y al final los sacaron con una sierra manual”.

La prensa española apuntó este jueves al exceso de velocidad como una de las causas principales del siniestro, que se produjo a las 20h42 locales del miércoles (18h42 GMT) a solo 4 km de la estación de Santiago de Compostela.

Según El País, uno de los dos maquinistas, que salieron ilesos del accidente, afirmó en una comunicación por radio con la estación que había tomado la curva a 190 km/h cuando lo estipulado son 80 km/h.

“La velocidad la sabremos dentro de muy poco cuando se consulten las cajas negras del tren”, dijo a la AFP un portavoz de la compañía ferroviaria RENFE, que señaló que “hay una investigación en marcha y tenemos que esperar” para conocer las causas del siniestro.

Las autoridades descartan la posibilidad de un atentado ya que, según el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, se trata de un “accidente, no tenemos ningún elemento que nos permita hablar de ninguna otra cosa”.

“Afecto y solidaridad” del gobierno español

El siniestro se produjo en un tramo de vía de la línea de alta velocidad que une Orense, Santiago y La Coruña estrenada en 2011, aunque el tren, que hacía la ruta entre Madrid y El Ferrol, no era de alta velocidad.

Un testigo que viajaba en el tren afirmó a la radio privada Cadena Ser que “parece ser que en una curva el tren empezó a dar vueltas, vueltas de campana, dimos muchas vueltas de campana y quedaron subidos unos vagones encima de otros”.

Enseguida convergieron en el lugar efectivos policiales, hasta un total de 320 agentes, y de los bomberos, así como decenas de ambulancias que trasladaron los heridos a hospitales de la zona, los cuales hicieron un llamamiento a para donar sangre, respondido masivamente por la ciudadanía.

Los cuerpos de los fallecidos fueron trasladados a un tanatorio improvisado en un pabellón multiuso, donde los familiares esperan a tener noticias de sus allegados.

Fuera de este centro, un hombre con lágrimas en los ojos andaba nervioso hablando por teléfono móvil, mientras otros permanecían en el suelo encorvados y envueltos en mantas blancas.

Un hombre con camiseta azul aguardaba sentado noticias de dos amigos que estaban en el convoy, una pareja de estudiantes de 21 años.

“Creemos que deben de estar entre los fallecidos”, reconoció con lágrimas en sus ojos, añadiendo que “los padres están dentro, están destrozados”.

El siniestro se produjo la víspera del día del Apóstol Santiago, el patrón de la región de Galicia.

La ciudad, capital de la región y centro de los festejos, anuló los eventos previstos la noche del miércoles en honor a su patrón, aunque quiere mantener la tradicional misa del día de Santiago “desde un estricto protocolo de luto”-

El papa Francisco fue informado de la catástrofe ferroviaria en Río de Janeiro, donde se celebran las Jornadas Mundiales de la Juventud católica, e invitó a orar por las víctimas y sus familias.

Por su parte el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy expresó su “afecto y solidaridad con las víctimas del terrible accidente” y llegará este jueves a la capital gallega.

Se trata de uno de los peores accidente ferroviarios ocurridos en España tras el sucedido en los años 1940, cuando un convoy que también viajaba de Madrid a Galicia chocó con una locomotora, causando centenares de muertos. En 1972, un tren que cubría la ruta Cádiz-Sevilla (Andalucía, sur) descarriló causando también 77 muertos, informó AFP.

Más temprano

Al menos 60 personas fallecieron y 110 resultaron heridas al descarrilar esta noche en Santiago de Compostela (noroeste) un tren de velocidad alta con 220 pasajeros que cubría la línea Madrid-Ferrol. EFE

El accidente, el primero registrado en una línea de la red de alta velocidad en España, se produjo poco antes de las nueve de la noche (19:00 GMT) cuando el tren Alvia descarriló en una curva de las inmediaciones de la estación de Santiago de Compostela.

Las autoridades de esta ciudad de Galicia que mañana celebra la festividad de su santo patrón Santiago y que atrae estos días a numerosos visitantes y peregrinos, han suspendido todas las celebraciones de las fiestas en señal de duelo.

Aunque por el momento se desconocen las causas de la tragedia, fuentes de la investigación indicaron a Efe que una de las primeras hipótesis era el exceso de velocidad.

El Ministerio del Interior descartó poco después de suceder que se trate de un atentado y el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, indicó en el lugar del siniestro que no tenía indicio alguno de que haya sido “una causa externa”, aunque no descartó cualquier hipótesis.

Foto: EFE

Testigos presenciales explicaron a Efe que el convoy se partió en dos, y la máquina y los cuatro primeros vagones descarrilaron, otro intermedio voló sobre un terraplén hasta caer muy cerca de las viviendas, y el resto volcó.

Vecinos de la zona indicaron que el tren iba a una “velocidad normal” para entrar en la estación y que llegaron a escuchar un ruido, previo al descarrilamiento, y acto seguido ya se produjo una gran humareda.

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, dijo de madrugada que al menos 60 personas fallecieron en el accidente y ya fueron identificadas, pero advirtió de que el número de fallecidos podría aumentar ya que faltaba por mover algún vagón del tren accidentado.

Este accidente ferroviario es el tercero más grave en la historia de España, después del ocurrido en 1944 cerca de la estación de Torre del Bierzo (noroeste) en el que pudo haber hasta 500 víctimas mortales -aunque la censura oficial lo redujo hasta 78 muertos-, y el de la línea Cádiz-Sevilla en 1972, con 77 muertos.

Además, es el más grave y con mayor número de víctimas mortales de todos los siniestros de tren ocurridos en el mundo en lo que va de 2013, pues supera en número de víctimas a las 47 del tren cargado con hidrocarburos que el 6 de julio explotó en Lac-Megantic (Canadá).

El tren siniestrado es un Alvia, que circula por las mismas vías que los de la red de alta velocidad española, aunque su velocidad es inferior a los “AVE”.

Foto: EFE

Los hospitales de la zona reforzaron los servicios de urgencia para atender a los heridos y el gobierno regional gallego hizo un llamamiento para solicitar al público donaciones de sangre.

Según ha informado la Red Española de Ferrocarriles (Renfe) en una nota de prensa, en el tren viajaban 247 viajeros, además de la tripulación.

Fuentes del Ejecutivo informaron de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está en permanente contacto con la ministra de Fomento, Ana Pastor, que se ha desplazado hasta el lugar del accidente.

Además, y según fuentes de la Casa del Rey, el rey Juan Carlos contactó con las autoridades en cuanto tuvo conocimiento de la tragedia.

El Gobierno de Portugal ofreció a las autoridades españolas la ayuda y cooperación del país vecino.

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE