Diana D’Agostino: Ser una colonia cubana es la peor manera de conmemorar a Bolívar

Foto Nota de Prensa

La conmemoración del natalicio del Libertador, Simón Bolívar, es el momento propicio para recordar el legado de unión, independencia, libertad e igualdad que le dejó el Padre de la Patria a Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador, hijas de la Gran Colombia, así como a Perú y Bolivia, naciones que le deben el eterno agradecimiento de su emancipación. Sin embargo también debemos cuestionar si esos ideales por los cuales luchó por más de 20 años están siendo respetados en la actualidad.

Venezuela cayó en manos de un régimen que se escuda en los valores de Bolívar y manipula su herencia histórica para instalar un sistema autoritario que atenta contra el republicanismo y la democracia. Por un lado se autoproclaman herederos de sus ideales de integración, y por el otro nos dividen con odio y confrontación con un discurso que descalifica y amenaza a quien piensa distinto. La soberanía que tanto dicen defender la perdimos entre la carne argentina, el pollo brasilero, el arroz nicaragüense y pare usted de contar, esto sin mencionar la injerencia que tienen los hermanos Castro en todos los aspectos de nuestra política interna, al punto de poder decidir sobre los ascensos militares de nuestra FANB.

En estos difíciles momentos para nuestro país debemos reafirmar nuestros valores y honrar a los precursores de nuestra independencia, quienes dieron su vida por una causa que está aún vigente, porque la lucha contra la tiranía es y será siempre la bandera de los demócratas.