Exhortan al BCV y Min-Finanzas a publicar lista de empresas favorecidas en subastas del Sicad

(Foto Efe)

El Directorio de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (CANIDRA) acordó durante su última reunión semanal, realizar un pronunciamiento público dirigido a exhortar a las autoridades del Banco Central de Venezuela (BCV) y del Ministerio de Finanzas, para que se den a conocer públicamente los nombres de las empresas que salieron favorecidas en la pasadas subastas realizadas con base en los términos fijados por el Sistema Complementario de Administración de Divisas (SICAD).

El gremio que afilia a los comercializadores formales y organizados de repuestos para automóviles del país, considera que no habiendo otra alternativa distinta a CADIVI para acceder a los dólares imprescindibles con el fin de cumplir con pagos y realizar nuevos pedidos a nivel internacional de las autopartes que no se pueden producir la industria nacional, hay que impedir que el SICAD no funcione de acuerdo a los requerimientos de quienes pujan en las subastas.

Para CANIDRA, las autoridades, los importadores, los fabricantes y los consumidores ya saben exactamente lo que ha estado sucediendo desde hace casi un año con el mercado de divisas, y las consecuencias en las que se ha traducido la carencia de dólares para que el comercio importador y distribuidor funcione eficientemente. Y si cada subasta se va a convertir después en una causa de paralización o de lentitud funcional, bien por las dudas y suspicacias en las que se traduce cada resultado por el anonimato de las empresas favorecidas, el abastecimiento se seguirá afectando y los consumidores no podrán adquirir los repuestos que necesitan para el mantenimiento de sus vehículos.

Al SICAD hay que permitirle que funcione, y que sus deficiencias no tiendan a convertirse luego en una razón para que suceda lo que con el SITME. Identificar públicamente a las personas jurídicas que resulten favorecidas, impedirá que se repitan las experiencias ya conocidas y que, como hoy está sucediendo con afiliados a CANIDRA, nadie sepa a ciencia cierta a qué deben atenerse para poder cumplir con sus obligaciones internacionales de pago, y si, inclusive, habrá posibilidades de continuar funcionando normalmente.