Futbolista del Milan abandonó del campo tras oír gritos racistas

Un francés, de origen guineano, Kevin Constant, jugador del Milan, abandonó anoche el terreno de juego visiblemente contrariado después de que se oyeran gritos racistas en las gradas del estadio de Reggio Emilia (centro de Italia) mientras disputaba un torneo con su equipo.

La escena recordó la que el pasado 3 de enero protagonizó su compañero de equipo Kevin Prince Boateng que también dejó el campo al oír los insultos racistas de algunos aficionados del Pro Patria.

Por este episodio que dio la vuelta al mundo fueron condenados seis hinchas del Pro Patria a penas que oscilan entre los 40 días y dos meses de prisión.

Lo mismo ocurrió anoche en el estadio “Mapei” de Reggio Emilia, en el que se disputaba un triangular amistoso entre el Juve, el Milan y el equipo de casa, el Sassuolo, recién ascendido a la Serie A (primera división en Italia).

Los gritos racistas empezaron a oirse en la zona del estadio en la que se encontraban los hinchas del Sassuolo y harto de lo que escuchaba, mientras iba a realizar un saque de banda, Constant lanzó el balón hacia la grada y se marchó del terreno de juego.

El arbitro del encuentro Andrea Gervasoni confirmó que había oído los gritos y que Constant le dijo que quería el cambio.

Gervasoni suspendió el encuentro durante algunos minutos y desde los altavoces del estadio se pidió que cesasen los coros racistas o se suspendería el partido.

Por el momento, el Milan no se ha expresado sobre este episodio y el entrenador del club, Massimiliano Allegri, prefirió no hablar del tema. EFE