Mira cómo hicieron llorar al Papa Francisco (Foto)

El papa Francisco volvió hoy a salirse del protocolo y dejó subir a un niño al papamóvil mientras se dirigía a la residencia arzobispal de Rio de Janeiro, donde mantuvo encuentros con cinco presos y almorzó con doce jóvenes que participan de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).
El niño vestido con una camiseta de fútbol fue abrazado fuertemente por el Sumo Pontífice y al descender del móvil, no pudo esconder su emoción y se tapó la cara para llorar hasta que llegó a los brazos de su padre, que lo esperaba tras las vallas. El pontífice hizo alterar el programa y pidió subirse al papamóvil, para recorrer la avenida Río Branco en ese vehículo y no en la camioneta que utiliza para trasladarse por la ciudad publica La Voz.
El niño vestía una camiseta con el lema “Gente do Bem, Deus faz, Deus junta” (Gente de Bien, Dios hace, Dios junta), de una iniciativa de la cadena de radio y televisión católica Cancao Nova.

Las imágenes fueron captadas vía aérea en video y por un fotógrafo que estuvo muy cerca e hizo varias instantáneas que hoy compartimos. Este emotivo momento ha sido compartido por miles de personas desde la cuenta Facebook de la radio local brasileña.
El papamóvil circuló lentamente y el Papa se bajó del vehículo para abrazarse con una anciano por varios minutos, y después dejó subir a un niño. En tanto, uno de los custodios le acercó en otro momento un bebé de muy pocos días, al que besó y fue llevado de regreso por el personal de seguridad a su madre.

En el vehículo, abierto en ambos costados, podía verse diversos objetos que la gente le arroja y son acomodados por su secretario. Conmovido, Bergoglio le hizo la señal de la cruz en la frente y le respondió: “Voy a rezar por ti, pero te pido que reces por mí. A partir de hoy, tu vocación se concretó”.

El niño parecía no querer abandonar el “papamovil”, mientras los custodios intentaban bajarlo. Ya desde afuera del vehículo, Nathan le siguió tirando besos y, con sus manos tapándose la cara, volvió a irrumpir en sollozos mientras se dejaba caer en los brazos de un familiar que lo acompañaba. (Télam)