Raúl Castro: está en marcha transferencia del poder a los jóvenes en Cuba

El presidente cubano, Raúl Castro, dijo el viernes que la octogenaria generación histórica continúa cediendo el poder a los jóvenes, pero advirtió que mantener la unidad y el socialismo es la prioridad de su Gobierno.

Castro, de 82 años y sucesor de su hermano Fidel en la presidencia de Cuba desde el 2008, lamentó al asumir el poder que la revolución no haya conseguido preparar el relevo generacional debido a una deficiente política de cuadros.

En febrero pasado, Castro fue reelecto como presidente de la isla, en un foro en el que anunció que se retirará en el 2018. El Parlamento cubano reemplazó también en febrero al octogenario primer vicepresidente José Ramón Machado Ventura, cargo que ocupa desde entonces el ingeniero Miguel Díaz-Canel, de 53 años.

“Está en marcha el proceso de transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de las principales responsabilidades de dirección en la nación”, dijo Castro en el acto por el Día de la Rebeldía Nacional en la oriental provincia de Santiago de Cuba, situada a unos 860 kilómetros al este de La Habana.

“La generación histórica va cediendo su lugar a los pinos nuevos, con tranquilidad y serena confianza, basados en la preparación y capacidad demostrada de mantener en alto las banderas de la revolución y el socialismo”, agregó ante unos 10.000 asistentes y varios líderes izquierdistas latinoamericanos que viajaron a Cuba para participar de los actos.

El fallido asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 marcó el inicio de la revolución que derrocó al dictador Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959. Una foto gigante del líder histórico Fidel Castro, vistiendo su traje de comandante, presidió la ceremonia.

En un congreso del gobernante Partido Comunista en abril del 2011, el Gobierno de Castro aprobó un plan de más de 300 reformas económicas encaminadas a modernizar el socialismo vigente hace medio siglo, y anunció la limitación a dos períodos de cinco años cada uno para la permanencia en los cargos de Estado y de Gobierno en la isla.

Desde su llegada al poder, Castro sustituyó a decenas de ministros y reestructuró el Gobierno, fusionando o eliminando ministerios y nombrando un equipo de líderes más jóvenes en temas clave.

Al frente de las reformas, por ejemplo, nombró al vicepresidente Marino Murillo, de 52 años y sumó al poderoso Buró Político al canciller Bruno Rodríguez, de 55 años.

LATINOAMERICANOS RESPALDAN A CUBA

Líderes izquierdistas latinoamericanos como el venezolano Nicolás Maduro; el boliviano, Evo Morales; el nicaragüense Daniel Ortega, el uruguayo José Mujica y otros invitados caribeños asistieron al acto, en el que ratificaron su apoyo a la revolución y aprovecharon para arremeter contra el enemigo común, Estados Unidos, que aplica a La Habana un embargo comercial desde hace más de medio siglo.

“No sé de verdad cómo responder a esa solidaridad, sin ningún miedo a que me protesten algunos hermanos en Bolivia, los primeros años de mi gestión, del trabajo como presidente (…) si no hubiera sido (por) Fidel (Castro) y (Hugo) Chávez, quién sabe qué hubiéramos tenido en realidad”, dijo Morales en su discurso.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, condenó las sanciones que aplica Estados Unidos a Cuba.

“Desde Ecuador y desde toda América Latina seguimos y apoyamos sus luchas y sus sueños (…) condenamos el ilegal, inhumano y criminal bloqueo, perpetrado por parte de la potencia más poderosa del mundo contra este pueblo hermano”, dijo.

El mandatario uruguayo José Mujica, antiguo guerrillero que durante su visita oficial a la isla se entrevistó esta semana con el líder histórico Fidel Castro, dijo que “esta revolución ha sido la de la dignidad, de la autoestima para los latinoamericanos”.

“Cuba nos enseñó a no tener miedo y a mostrar coraje, nos enseñó que el poder no importa, sino los principios y la disposición”, dijo Kenneth Anthony, primer Ministro de la pequeña isla caribeña de Santa Lucía. Reuters