Ignacio Gainzarain: Las cuentas de los cuentacuentos de la MUD

Ahora vivimos dos ofensivas en paralelo. La del Régimen afirmando que se está acabando la polarización, y la de la MUD contando el cuento de que estamos a punto de ganar la mitad de las alcaldías y consejos municipales.

No bastó el ejemplo de las elecciones de diputados del 2010, donde con el 53% de los votos, apenas tuvimos 40% de los diputados (el truco de los circuítos electorales). Ni que decir de la elección de gobernadores de diciembre 2012, donde ganamos las gobernaciones de Miranda y Lara, pero perdimos las asambleas legislativas respectivas (nuevamente el truco de los circuitos electorales).

La audacia de los cuenteros radica en afirmar que podemos ganar la mitad de las alcaldías, pero sin decirte que el 14A, fecha de la mayor votación de la oposición, se perdieron más del 70% de las alcaldías.

Cuando uno observa esta repetida actitud de considerar bolsas a los ciudadanos de a pie, uno debe trabajar en la dirección de exhortar a que se diga la Verdad, y en paralelo, exigir un diseño de batallas no violentas para que, con todo y esa cruda realidad electoral, podamos convertir las elecciones en crisis con alto costo para el Régimen Castro-Chavista.

Entonces, echemos una mirada al complejo Sistema Electoral que puso en marcha el Régimen, y que tanto éxito ha tenido en inducir el  “SÍNDROME DEL CORDERO OPOSITOR”.

Si algo ha planificado en detalle el Régimen son las elecciones.

El Régimen libra una guerra sin cuartel, que bien podríamos llamarla “ELLOS NO VOLVERÁN”. Planifica sus elecciones  como batallas, de manera de no permitir el triunfo del enemigo en aquellos terrenos que consideran fundamentales para el “proceso”, como por ejemplo los poderes ejecutivo y  legislativo.De vez en cuando permite victorias pírricas, y luego remata con una nueva emboscada electoral.

Veamos en forma resumida la complejidad del Sistema Electoral, ése que el CNE (PSUV) ha ido perfeccionando año tras año, con la convalidación oportuna de las élites electoreras de la MUD, y con el cual volverá a enfrentarse la sociedad democrática, cuando una vez más se adentre en el indescifrable “LABERINTO-TRAMPA”.

Para ello introduciré un paralelismo con los vectores que nos enseñan en bachillerato, cuando nos explicaban las fuerzas que interactúan en el movimiento de un objeto.

El SISTEMA a la hora de “moldear” una elección, o usando la analogía de la física, “mover” una elección a unas coordenadas de interés, actúa haciendo énfasis en un gran número de vectores (ejes de acción).

Una tarea fundamental es la identificación de cuantas dimensiones (ejes) distintas tiene el Sistema, para luego clasificarlas según su importancia en la mecánica del “movimiento” de una Elección.

Pero antes de imaginar esto, consideremos algunos hitos importantes del proceso diseñado por el Régimen en materia electoral:
Falta hacer mención a lo sucedido el 14 de Abril, fecha oficial de la inocencia perdida.
El SISTEMA estaría compuesto por, al menos, los siguientes vectores (ejes de acción) básicos:

Vector 1: La Constitución Nacional;

Vector 2: La Ley Electoral y su Reglamento;

Vector 3: Las adaptaciones de la normativa electoral para cada elección;

Vector 4: El  Registro Electoral;

Vector 5: Los Centros Electorales (cantidad, ubicación-topografía, composición,…). Estas son las colinas de las batallas, donde difícilmente logrará la oposición llegar a las colinas que crea el CNE antes de cada elección;

Vector 6: Los Circuitos Electorales y el procedimiento para convocar referéndums revocatorios;

Vector 7: El Factor Miedo (secreto del voto, secreto de los donantes para las campañas, inseguridad en la noche de la elección, …..);

Vector 8: La leyenda urbana “Una persona – un voto”: de la tinta indeleble a los distintos dispositivos electrónicos de identificación y comunicación en tiempo real (identificación de electores y tendencias)

Vector 9: La normativa de identificación de transferencias bancarias para miembros de los comandos de campaña – recordar que toda transacción superior a 5 mil bolívares es informada a Sudeban y luego al Seniat)

Vector 10: El Proceso de Selección de los miembros de Mesa;

Vector 11: El Procedimiento para conteo de papeletas;

Vector 12: La Modalidad de entrega de los boletines de resultados de la elección;

Vector 13: La separación de elecciones, y las fechas a realizarse;

Vector 14: La burocracia electoral oficial creada para cada evento electoral (ej. Coordinadores de Centro Electoral, operador de máquina, milicias, Plan República);

Vector 15: El Sistema de Movilización de los patrulleros del PSUV;

Vector 16: La propaganda en actos de Gobierno y cadenas nacionales (tiempo en radio y TV);

Vector 17: Red gubernamental de Salas Situacionales en lo Político Electoral, y en la operación del día de la elección (del más alto nivel en lo tecnológico);

Vector 18: El control progresivo de los grandes Medios de Comunicación privados (Globovisión y Ultimas Noticias fueron comprados por empresarios del Régimen, y El Universal está en proceso de venta), y las amenazas a  posibles donantes privados para las campañas de los partidos de oposición;

Vector 19: El voto verdaderamente electrónico (la manipulación electrónica del RE);

Vector 20: Estado emocional de la oposición;

Entonces, el “movimiento de una elección” está en relación directa con la intensidad en las fuerzas (vectores) que el Régimen decida utilizar en una consulta popular determinada.

Hay una variable clave de la “defensa del voto” en el caso de la oposición: el “Tiempo de Reacción (aprendizaje)”. Es algo así como una función relacionada con las decisiones tomadas por el CNE (PSUV) en el uso de los 20 vectores.

Como ejemplo práctico podemos usar el caso de los misiles “patriot”. Ese sistema de defensa está pensado para poder reaccionar en minutos y lanzar un contraataque que permita destruir cohetes enemigos antes de que alcancen sus objetivos. En un sistema de esta naturaleza, la capacidad de visualizar la jugada del enemigo (lanzamiento de un misil, lugar, tipo de misil, ….), así como la función tiempo de reacción (capacidad de lanzar cohetes que se “peguen” a la trayectoria del misil) son la clave para el éxito de la defensa (destrucción del misil).

Si analizáramos cada elección en función de los cambios que se producen en la intensidad y dirección de los vectores (fuerzas) antes citados, observaríamos que la oposición democrática no tiene chance de respirar, y termina cayendo en el Juego Dominante del Régimen.

Tabla de Vectores
De la tabla de vectores, el lector podría decir que el Vector 1 y 2 son básicamente lo mismo. Pero hay un detalle, el Vector 1 es el que le quitó el financiamiento público a los partidos y organizaciones políticas cuando se reformó en el año 99 la Constitución, así como la presencia de miembros de los partidos en la estructura del CNE. Por tanto, es un vector independiente sobre el que habrá que actuar en el momento de democratizar el S.E.V. (enmienda constitucional). En cuanto al vector 1, la oposición democrática no ha ejercido una acción en la dirección contraria, que permitiera revertir la posición privilegiada de los partidos del Régimen, creando condiciones de inequidad, al aplicar con fuerza los vectores 7 (miedo) y 9 (control de cuentas bancarias), que terminan alejando cantidad donaciones para los partidos políticos (Recordar caso diputado Mardo).

Un vector fundamental de un sistema electoral es el 4: el Registro Electoral (transparencia / opacidad / masificación sin controles / posibilidad de electores que votan sin haber votado). La acción en este vector ha sido la de ocultar la información de la residencia de los electores, y no entregar la documentación que los acredita como electores válidos (partida de nacimiento ó acta de naturalización). Por tanto, ¿cómo haces una auditoría? Otro paso fue pasar de un sistema en el que el cuidadano debe inscribirse (porque no está obligado a hacerlo), a un proceso en el que el Estado “inscribe masivamente” a los ciudadanos, llevando el Registro Electoral de doce millones de electores a diecinueve millones, con la “casualidad”, de que ese crecimiento sea “sincronizado” con el crecimiento de la población de venezolanos mayores de edad. En la única auditoría estandard, realizada en el año 2005, el CNE no entregó la documentación de actas certificadas (nacimiento, nacionalización) del 52 % de la muestra elegida. Por tanto, este vector neurálgico para una elección fue “opacado y aumentado al máximo posible”, sin reacción equivalente y en la dirección opuesta por parte de los partidos políticos de la oposición.

El vector 4 a su vez es complementado con una acción de diseminación de este Registro en una red de centros electorales nuevos donde la oposición no tiene chance de hacer su tarea el día de las elecciones. Estamos hablando del vector 5 (centros electorales). Sobre este tema ha alertado elección tras elección la organización ESDATA.

Los vectores 7 (miedo) y 8 (Una persona – un voto) se unen en su tarea central: crear la duda razonable de que el big brother lo sabe todo. Son vectores distintos, porque el Miedo se puede inocular con el aparato de la Propaganda Oficial (Vector 16), que empieza por decirle a los venezolanos que el que vota contra el Gobierno es un traidor a la Patria; y por supuesto desde el Vector 8 (captahuella), que a su vez tiene una conexión operativa con el Vector 15 (movilización de patrulleros), y que tiene la misión de darle información privilegiada al PSUV para potenciar la efectividad de la movilización de sus cuadros (y sus corderos, que también los tiene).

En ese mismo nivel de ejercicio, vemos como hay elecciones o consultas que hacen uso especial de ciertos vectores para mínimizar daños colaterales (porque nunca pierden en el objetivo central de permanecer en el Poder). Por ejemplo, en el Revocatorio del 2004, los vectores 5 (Centros electorales manuales y electrónicos), 7 (miedo), 8 (aparición captahuella), y 18 (manipulación electrónica) jugaron un rol fundamental.  Mientras que en el caso del referéndum constitucional, el vector 12 ( no entregar todos los resultados) jugó un papel clave, toda vez que el CNE(PSUV) no ha publicado a la fecha de hoy el resultado de cuatro mil quinientas cuarenta y dos actas(4.542) contentivas de más de un millón ochocientos diez mil ciento ochenta y seis votos (1.810.186) (ver *7  Don Vicente, hablando de “delincuentes electorales”…).

O cuando se analizan las elecciones de diputados 2010 y gobernadores 2012, observamos la trascendencia del vector 6 (circuitos electorales – geometría electoral), que se activa a raíz de los análisis que surgen en el Vector 17 (Sala Situacional), en el que toman conciencia del peligro de perder la mayoría simple de la Asamblea Nacional (encuestas diarias), o qué cambios deben hacerse para ganar todas las asambleas legislativas. Esta acción en el Vector 6 les permitió tener un 60% de los diputados a pesar de haber tenido apenas el 47% de los votos, y más grave aún, fruto de la exitosa misión “salto de talanquera”, al día de hoy, solo les hace falta un diputado para tener los dos tercios de la asamblea.

Otro caso digno de recordar, es el “olvido” de la celebración de la elección de concejales prevista para el 2009, y que no se ha realizado a la fecha (Vector 13 – separación de las elecciones).

En el caso de la elección del 7-Oct-2012, el CNE (PSUV) aplicó con fuerza los vectores  3, 4, 5, 7, 8, 9, 12 , 13, 14, 15 y 16. Pero al final del día, en su sala situacional dieron luz verde al  uso del vector 18 (voto electrónico dirigido), y como consecuencia tenemos que aumentaron la participación real ubicada en torno al setenta por ciento (70%), para  llevarla al ochenta por ciento (80%),  que en concreto significó darle los 12 puntos de ventaja al Sr. Chávez.

La falta de presión para que se cumpliera correctamente con lo pautado en el Vector 2, permitió que el CNE (PSUV) desconociera la condición de enfermo de muerte del candidato del Régimen, permitiendo así una elección cuyo resultado más visible fue que el supuesto ganador nunca llegó a juramentarse, terminando entonces en el “show electoral” del 14 de abril. Pero además, esta nefasta elección trajo además una innovación en el dúo Vectorial 7 y 8, al unir la captahuella con la máquina de votación, logrando así instalar laJoya de la Corona (el Sistema de Autenticación e Identificación – SAI), mediante la cual se hace muy fácil eliminar el secreto del voto – leer La «Captahuella» como Falacia del CNE (Psuv), y Pecado de las Élites Electoreras.

Y si pensamos en la del 16-Dic-2012, la elección de Gobernadores, tenemos que el efecto del 7O, unido a la separación calculada de elecciones (Vector 13), la modificación de los circuitos (Vector 6), crecimiento del sentimiento de frustración (Vector 20 -estado emocional) de la mayoría opositora, permitió al Régimen hacerse con 20 de las 23 gobernaciones del país, y con 22 de las 23 asambleas de diputados regionales (efecto circuitos electorales).

Al cerrar el año 2012, el Poder Legislativo tanto nacional como estatal sirve para imponer una estrategia que implemente el tan mencionado poder comunal.

Estando tan fresco el tema del 14 de abril (“me robaron” la elección), nos afirman que estamos a punto de ganar la mitad de alcaldías y consejos municipales.

Estimado lector, el sistema electoral venezolano está diseñado para que el Régimen no pierda nunca el control de lo fundamental para mantener el poder, salvo que, nosotros los ciudadanos decidamos dejar de ser corderos.

Evidentemente eso pasa por asumir puntos de honor en materia del sistema electoral: auditoría del Registro Electoral, eliminación de la captahuella, uso de tinta indeleble de verdad y conteo de todas las papeletas de todas las urnas.

Estableciendo un consenso en los puntos de honor, movilizar desde ya a todos los demócratas, para que el CNE (PSUV) se vean obligados a actuar, so pena de crear una crisis el propio 8D.

Y en paralelo, estudiar una campaña masiva y ciudadana que termine generando una acción efectiva y eficaz para la democratización del Poder Legislativo, y desde allí poner en jaque al Poder Ejecutivo, a través de consultas populares y la obligación a que cumplan con la Constitución.