La “Reina del Pacífico” será detenida al llegar a México

La mexicana Sandra Ávila, conocida como la “Reina del Pacífico”, será detenida en cuanto sea deportada a México desde Estados Unidos, donde ya expiró su condena por colaboración con el narcotráfico, debido a una investigación pendiente por lavado de dinero, dijo una fuente judicial el miércoles.

“Tiene pendiente una averiguación previa por lavado de dinero a través de adquisición de bienes inmuebles”, dijo a la AFP la fuente, que pidió guardar su anonimato por no estar autorizado a hablar del caso oficialmente.

Ávila, quien fue detenida en Ciudad de México en 2007 y extraditada a Estados Unidos en agosto de 2012, fue sentenciada el pasado jueves por una corte federal de Miami a 70 meses de cárcel por asesoramiento a un capo de la droga.

Sin embargo, el juez consideró que Ávila ya cumplió su pena durante sus años de encarcelamiento en México, de tal forma que será deportada próximamente.

Durante su detención en Estados Unidos, la mexicana llegó a un acuerdo con la fiscalía por lo que fue condenada por un solo cargo: asesoramiento a un narcotraficante para evadir la justicia, en referencia a su expareja sentimental, el colombiano Juan Diego Espinosa, alias “El Tigre”, figura clave de los lazos entre el cartel de Sinaloa y el del Norte del Valle, en Colombia.

Al volver a México, Ávila, de 52 años, “tendrá que ser presentada al Ministerio Público por la indagatoria por lavado de dinero” que interpuso la fiscalía, añadió la fuente judicial, que no pudo precisar la fecha de esa denuncia.

La semana pasada, la oficina de prensa de la fiscalía había dicho a medios que Ávila no tenía ningún cargo pendiente en México y que quedaría libre tras su deportación.

La “Reina del Pacífico” cobró fama cuando fue detenida en septiembre de 2007 y posó con una retadora sonrisa frente a las cámaras que la ficharon.

De grandes ojos negros, fue bautizada como “la Reina del Pacífico” por un “narcocorrido” (canciones que narran las actividades de los narcotraficantes) escrito en su honor antes de la detención.AFP