Nitu Pérez Osuna: Conspiración en marcha

Hay escasez de comida, pero abundancia de asesinatos, 447 suman las muertes violentas en el mes de Julio en Caracas, pero de eso no habla el ilegítimo. En realidad casi no dice nada de lo realmente sustantivo, de lo importante para los que sobrevivimos en Venezuela. El tema para este desgobierno es restarle diputados a la oposición como sea, y como sea, es violando los reglamentos, leyes y la propia Constitución. Nada de extrañar, esa ha sido y es su especialidad.

Mientras tanto siguen sin construirse las viviendas necesarias para los “sin techos”, a pesar que el presupuesto otorgado a la “Gran Misión Vivienda”, se iguala a todo el de Centroamérica, según cifras de la ONG Transparencia Internacional. ¿Dónde están los reales?

Los apagones y las colas para todo son el pan nuestro de cada día, en ellas nos preguntamos ¿será que los venezolanos nos estamos acostumbrando a este mal vivir? La respuesta la tiene usted, amigo lector.

Desde Panamá nos informa el embajador Cochez, que quien ocupa Miraflores de día y de noche -porque la Casona está invadida por los Chávez- no es venezolano por nacimiento. De ser así, no podría siquiera haber sido candidato. Pero nada dicen de eso ni tirios ni cristianos. Pareciera que esa pistolada es insignificante, total, si los registros y notarías, puertos y aeropuertos, nuestra identidad y Fuerza Armada están en manos de cubanos ¿qué importancia puede tener que quien funge de presidente sea un colombiano?

Esa interrogante será despejada en algún momento y el secretismo sobre su niñez y adolescencia también, claro está, si nos enseriamos todos y decidimos rescatar a este ex país que ha caído en manos de quienes sólo piensan en como abultar sus cuentas en dólares, porque el bolívar fuerte, cada vez es mas débil, tanto así, que si usted pide en el imperio un café de 3 verdes y multiplica por el innombrable, estará pagando 100 bolívares aproximadamente, es decir, ¡100 mil bolívares de los de antes por un marroncito! ¿qué tal? Y no me diga amigo revolucionario, que usted no va al imperio, porque igual le sucede en Ecuador o en Perú –por nombrarle solo dos países aliados al proceso- y donde la moneda que circula es el dólar. Además, lo que todavía podemos comer en Venezuela, lo pagamos todos en moneda dura, por ello la inflación anda realenga, suelta, a millón, es decir, por las nubes.

Así que la única conspiración que anda en marcha es hacia nosotros, quienes aún trabajamos, pero que tenemos que pagar por un servicio eléctrico que es más lo que se va que lo viene y de paso nos multan, por una asistencia pública gratuita que ni pagando encontramos, por un servicio de transporte en decadencia. Pagamos nuestras cuotas por la recolección de basura que nos ahoga en porquería y ni salir a la calle se puede, porque si no te atraca un malandro, viene un uniformado y pretende aplicarte la matraca. Luego nos hablan de que si protestamos se desatarán “las iras de los dioses”. Aquí lo que se huele, es que se desatarán las iras de los mortales, porque esto, ya no se aguanta.

Un abrazo y toda mi solidaridad a Ivan Simonovis, a quien le han aplicado todo el odio de “la justicia oficial” y esa… sabemos que esta cargada de falsedad.

[email protected]