Brote de cólera en Cuba causa alarma en EEUU

Estados Unidos emitió una alerta para quienes vayan a viajar a Cuba, luego que varios extranjeros se enfermaron de cólera al visitar la isla en semanas recientes.

En un mensaje fechado el martes, la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana recomendó a los extranjeros que se encuentren en Cuba, entre ellos a cualquier visitante o ciudadano estadounidense que viva allí, que evite consumir agua de grifo, comida callejera o platos crudos, como el ceviche.

“Les exhortamos a acatar las recomendaciones y directrices de salud pública, como las precauciones para el consumo de agua y alimentos, y lavarse las manos con frecuencia, a fin de evitar el contagio del cólera”, dijo la misión diplomática en el mensaje, que fue colocado en internet.

El embargo estadounidense impide la mayor parte de los viajes de estadounidenses a la isla, pero hay excepciones para que los cubano-estadounidenses puedan visitar a sus familiares o para intercambios culturales.

Según la Organización Panamericana de la Salud, hubo cinco casos confirmados de cólera “vinculados con viajes a Cuba” en julio y agosto, en que resultaron afectados un italiano, dos venezolanos y dos chilenos. Al menos tres de ellos estuvieron en La Habana.

El año pasado, las autoridades admitieron que hubo un inusual brote de cólera en el este de Cuba, aunque la enfermedad desde hace años no aparecía por la isla. En ese entonces se dijo que el brote se extinguió después de dejar a 417 personas enfermas y matar a tres.

En enero el gobierno anunció 51 casos adicionales, no fatales, en la capital, pero no se han reportado nuevos casos desde entonces. Las autoridades no respondieron inmediatamente a pedidos de formular comentarios.

En La Habana, algunos cubanos reaccionaron con indiferencia.

“Si hubiera cólera, el Ministerio de la Salud tiene un plan de acción con sistema súper estricto de aislar a la gente infectada”, dijo Carlos Rodríguez, un residente de la capital.

“Hasta ahora no he recibido ninguna noticia de que haya cólera”, añadió.

En el pasado, algunos diplomáticos extranjeros se han quejado de lo que consideran la falta de transparencia de las autoridades isleñas sobre la incidencia de cólera.

El turismo es un pilar vital de la atribulada economía cubana y le valió a la isla 2.500 millones de dólares de ingresos en el 2011, según las últimas estadísticas disponibles.

El cólera es una enfermedad que se contagia con el agua y que es capaz de matar a sus víctimas mediante la deshidratación, pero es curable si se le detecta a tiempo.

Cuba tiene un sistema de defensa civil bien organizado que actuó eficazmente el año pasado cuando estalló el brote de cólera: los agentes de la defensa civil entregaron pastillas purificadoras de agua y pastillas de cloro, y declararon en cuarentena a los pacientes en los hospitales que mostraban síntomas como la diarrea. El gobierno además lanzó una campaña para concientizar a la población sobre la necesidad de tomar medidas higiénicas.

Entretanto, muchos médicos y enfermeras cubanos han cobrado experiencia en el tratamiento del cólera ya que han sido enviados a misiones humanitarias en países pobres como Haití, donde la enfermedad ha dejado miles de muertos.

“En Cuba, las autoridades mantienen una estricta y activa vigilancia clínico-epidemiológica de enfermedades causantes de diarrea aguda, estudiando cada posible caso”, dijo la OPS en su reporte. The Associated Press