Cómo saber si ella está fingiendo el orgasmo

Es una realidad, si una mujer se ve en la necesidad de fingir un orgasmo, lo hará. No tenemos la información exacta de cuánto es el porcentaje de mujeres, o las causas, pero sabemos que ha pasado, que ocurre, y que puede seguir ocurriendo. Vamos a sacarte de las dudas, y que sepas cuándo estás haciendo bien tu trabajo -y cuando no-, por eso tenemos 10 Tips, para que sepas cuándo el orgasmo es verdadero, o si ellas nos están mintiendo acerca de nuestro desempeño, pero lo “endulzan” un poco.

1. La hiciste gritar, pero no sabes si son de verdad o solo para hacerte sentir bien. Si sus gritos provienen de la garganta más que de la boca del estómago, puede que te esté mintiendo. Cuando un orgasmo es verdadero, los gritos lo son también.

2. Los orgasmos son sensaciones muy intensas, inexplicables, y de duración variable, además de incontrolables. Algo que sí es cierto es que el orgasmo hará que ella tenga reacciones que no será capaz de manejar, por lo tanto, si la escuchas realizar algún diálogo (parecido al de una película para adultos) pues, tenemos noticias para ti.

3. Si no se desconecta del mundo real, lo más probable es que no sea de verdad. Es bastante difícil de saber si ella está -o no- ahí, pero podemos asegurarte que el orgasmo en una mujer hace que se olvide de todo, hasta de ti que estás ahí, y por unos segundos esté en lugares desconocidos para todo hombre. Es cuestión de tratar de saber dónde está ella, y su atención. Si la perdiste -por unos segundos-, es una buena señal.

4. Si su temperatura corporal no es la misma, y no está particularmente húmeda, no es algo bueno. No tiene que haber necesariamente una “demostración física” de que ella alcanzó el orgasmo (aunque ocurre en algunas mujeres), sin embargo es importante que sepas que si su temperatura corporal sigue igual, y está no-muy-mojada, entonces el orgasmo no fue verdadero.

5. Los gestos de su cara no cambian. Durante un buen orgasmo, las mujeres no pueden controlar los movimientos de su cara, de su cuerpo, su mirada. Es muy probable incluso que durante el orgasmo ocurran calambres en las piernas o brazos, por ejemplo.

Para continuiar leyendo, pulse aquí