Periodistas de Globovisión se reunirían con dueño del canal y éste no asistió

Fernando del Rincón entrevistó en Conclusiones a los periodistas María Elena Lavaud y Roberto Giusti, quienes presentaron su renuncia a la televisora Globovisión, luego del cambio de dueño en mayo de este año, por estar en desacuerdo con la nueva línea editorial del canal.

Lavaud comentó de inicio “Mañana hay Globovisión, hay compañeros que siguen ahí en la lucha, resistir y oponerse, ejercer el periodismo. Hay otros que decidimos salir, y hablar con más claridad. hoy me siento más libre para hablar lo que ocurre en el canal”.

“Otra prueba de que en Venezuela los poderes e instituciones están tomados”, añadió.

Por su parte, Giusti explicó “La junta directiva sufrió un estado de ánimo tremendo, Globovisión tuvo una transición brutal que se manifestó con el cierre de tres programas importantes. Tuvo que haber decisión externa que resultó suicida para la credibilidad del canal”.

Sobre la salida del “ciudadano” de Globovisión, Lavaud comentó “Yo no entiendo el comunicado de la empresa de la salida del aire de Aló Ciudadano. Cómo se despiden cordialmente, tampoco me quedan claras las razones del conductor del espacio en la despedida. En medio de esta crisis interna del periodismo venezolano se ha generado una crisis en las altas esferas del canal”.

La gota que derramó el vaso

El entrevistador preguntó a cada uno de sus invitados las razones por las cuales decidieron marcharse de Globovisión.

Roberto Giusti confesó “Hablando con la verdad nunca fui presionado. Nunca recibí propuesta deshonesta o presión alguna. De haberla recibida hubiese renunciado al instante. Es imposible trabajar con censura. Sin embargo, me pareció inaceptable el cierre de seis programas fundamentales en menos de tres meses. Se le dio un golpe mortal a la columna vertebral del canal. Se les faltó el respeto”.

Por su parte, María Elena Lavaud reveló “Recibí un correo con una lista de nombres de los cuales no podía pronunciar en el programa”. Además afirmó que debido a tanta incertidumbre que se respiraba en el canal, colegas y ella decidieron pedir una reunión con el presidente en ese momento, Gorrín. “Solicitamos entrevista con los dueños del canal. Gorrín confirmó estaba dispuesto, sin embargo nunca llegó”.

“Mandó a otra persona en su lugar, tuvimos reunión muy cordial pero imposible para encontrar espacio donde el planteamiento de los periodistas cupiera. Las respuestas a nuestras interrogantes eran como si no existieran. No había respeto alguno para periodistas con experiencia”.