BCV reconoce escasez de 76,3% en leche en polvo y 22% en quesos

 

La escasez de leche en polvo en julio fue de 76,3% y la de quesos 22%, de acuerdo con cifras del Banco Central de Venezuela. El informe presentado en la sede del organismo señala que la inflación acumulada en 7 meses de los productos lácteos, incluyendo huevos, se ubica en 43,1%, mientras que la escasez de los tres rubros en promedio es de 32,4%.

KATIUSKA HERNÁNDEZ / Nicolle Yapur/El Nacional

La mayor falla se registra en la leche en polvo, que no se consigue en más de 7 de cada 10 establecimientos visitados por personal del BCV. El principal problema es que no hay suficiente inventario de producto importado y las empresas reciben de la empresa estatal Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas en promedio sólo 60% de lo que necesitan para abastecer el mercado, indicó Roger Figueroa, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Láctea.

Ante estos problemas, en una reunión que se realizó en el BCV con funcionarios de los ministerios de Agricultura y Tierras, de Alimentación y de Comercio, Sundecop y los gremios productores como Asoprole, Cavilac, Aniquesos, Confagan, Fegaven y Fedenaga, anunciaron medidas para acelerar el abastecimiento.

Se acordó un plan para acelerar el otorgamiento de licencias de importación a la industria láctea. Desde hace un año y medio, el Ministerio de Alimentación había prohibido otorgar estos permisos a los privados, y las compras las realizaba de forma exclusiva CASA.

El viceministro de alimentación, Rafael Coronado Patiño, anunció que se dieron algunos permisos a las empresas del área. Cavilac sostiene que se necesitan en el mercado 18.000 toneladas mensuales de leche en polvo, y el Gobierno sólo distribuía al mercado 14.000 toneladas.

 

Plan quesero. Representantes de la Asociación de Industriales de los Quesos propusieron un plan de importaciones de 36.000 toneladas de quesos para cubrir el déficit nacional.

Sostienen que de las 36.000 toneladas, 28.800 toneladas sean importadas por empresas del sector lácteo, que garantizan la absorción de la leche nacional, y 7.200 toneladas por los importadores tradicionales. Esto evitaría que aparezcan empresas de maletín.

Recomiendan que las compras externas se hagan por cuotas: 20,59% entre enero y marzo, 17,6% en abril y junio, 35,09% entre julio y septiembre y 26,66% entre octubre y diciembre.

 

Revisión de precios. El presidente de Fedenaga, Manuel Cipriano Heredia, que también asistió a la mesa técnica del sector lácteo, indicó que se acordó crear varias comisiones, entre ellas una de costos y precios, otra de insumos, y un equipo que analizará medidas técnicas y la revisión de la política de sanidad agrícola animal.

Señaló que la producción nacional de leche apenas alcanza para abastecer 50% del mercado, mientras que el resto depende de importaciones. Heredia no comparte que se incremente la compra de leche fluida de otros países. Considera que la solución está en incentivar la producción local, dar reglas claras a los ganaderos y que cese la intervención de tierras.

Insiste además en que se reconozcan los verdaderos costos de producción y precios de la leche. Cree que el litro de leche a puerta de corral debe estar en 12,29 bolívares y no en 4,50 bolívares.

 

Dura pocas horas

En un recorrido por varios supermercados del este de Caracas se constató que el suministro de leche en polvo es intermitente e insuficiente para mantener los anaqueles surtidos por más de dos horas. El subgerente de un establecimiento manifestó que el último despacho llegó hace dos días, pero tenía más de una semana sin recibir el producto, por lo que se agotó mucho más rápido de lo normal.

“Es muy difícil estar aquí justo a la hora en la que sacan la leche en polvo. Cuando llega, se va muy rápido. Desde hace más de 15 días no la consigo y no puedo comprar la de soya porque es muy costosa. Cuando se me acaba la leche normal, opto por la de larga duración”, dijo Olga Romero, consumidora.

Los empleados indicaron recibir cada 15 días aproximadamente dos paletas del producto, que equivale a 48 sacos. “Eso no dura más de dos horas. Ni siquiera tuve tiempo de agarrar un par de latas para mí”, señaló uno de los trabajadores.

Un consumidor, que prefirió no ser nombrado, dijo que tenía casi un mes sin poder comprar leche en polvo, y que cuando no la conseguía en su presentación regular, optaba por adquirir la versión para niños. “Lo malo es que es más cara, cuesta 77 bolívares”.

Los encargados de los establecimientos visitados manifestaron tener pocos problemas con la disponibilidad de huevos y queso. De este último se observó poca variedad.